Beneficios del vino para nuestro organismo

Cuando se trata de copas, todos estamos de acuerdo en que no son buenas para la salud, pero si hablamos de vino, parece que la cosa cambia. Y es que según lo que han demostrado los estudios al respecto, los flavonoides que contiene el vino tinto protegen nuestro organismo frente a las enfermedades cardiovasculares. Además, gracias a estos flavonoides, que actúan como antioxidantes, el vino puede lograr retrasar el proceso de envejecimiento.

vino

Otra de sus ventajas es que tiene un efecto vaso – dilatador, con lo que se reduce el riesgo de sufrir determinadas patologías. También ha habido diversas investigaciones que demuestran que puede evitar el deterioro cognitivo, y por tanto, evitar en cierta medida enfermedades como el Alzheimer o la demencia senil.

Por otro lado, se ha demostrado que el consumo de vino puede impedir el desarrollo de células tumorales en algunos casos e incluso proteger a los fumadores ante el cáncer de pulmón.

Este tipo de efectos beneficiosos, por supuesto, están supeditados al consumo de uno o dos vasos de vino tinto al día, lo que se considera un consumo moderado que nuestro cuerpo puede metabolizar.

Para más información, os recomiendo que leáis este artículo de Mapfre.

 

Reduce tu barriguita reduciendo el consumo de alcohol

La obesidad abdonimal, popularmente conocida como “barriguita”, es una de las que más preocupa, especialmente a los hombres. Según un estudio publicado en el ‘European Journal of Clinical Nutrition’, una de las razones principales es el consumo de alcohol a lo largo de nuestra vida, que produce adiposidad abdominal. En el caso de los chicos, además, contribuye a la obesidad general, aumentando también el índice de masa corporal.

Los mayores incrementos se producen con un consumo de alcohol elevado, por lo que no tienes por qué descartar las bebidas de este tipo por completo, pero sí moderar las cantidades. “Queda ahora por analizar si el abandono del uso del alcohol, o un consumo bajo de este, revierte la obesidad abdominal y en cuánto tiempo”, ha comentado María Dolores Chirlaque, del Centro de Investigación Biomédica en Red de Epidemiología y Salud Pública (CIBERESP).

Además, según este estudio, la cerveza fomenta mucho más el efecto que el vino. De ahí la expresión “barriga cervecera” que tantas veces hemos oído. Aquellos hombres que toman 2 o 3 vasos diarios de cerveza aumentan en un 50% las posibilidades de sufrir este problema. Por el contrario, en las mujeres, el vino produce unas diferencias mayores entre las que consumen y las que no.

Escrito por | 23 de enero de 2012 | 0 comentarios
Categorias: Dietas para adelgazar y General | Etiquetas: , , , , ,

Ruta de vinos con calçotada

La actividad incluye la visita a la antigua bodega Pinyol y la sala la Cúpula, ubicada a seis metros bajo tierra.

Con la temporada de calçots, las bodegas Vallformosa os proponen combinar en una misma jornada gastronomía y enoturismo.

Hasta el 31 de marzo se puede disfrutar de visitas guiadas a las instalaciones de la bodega, situadas en Vilobí del Penedès, seguidas de una suculenta calçotada.

En un viaje al pasado, los visitantes pueden recorrer el museo de herramientas y visitar las instalaciones de la antigua bodega Pinyol, caracterizada por sus grandes tinas y arcos históricos.

Uno de los atractivos de la jornada es la visita a la sala la Cúpula, ubicada a seis metros bajo tierra. Además, se puede ver la producción en acción y acabar la visita degustando dos productos de la DO Penedès.

Una vez terminado el recorrido hay que recuperar fuerzas, y para ello las bodegas ofrecen una calçotada en el restaurante Cal Pau Xich. El menú consta de calçots a la brasa y “xató” de primero, seguidos de butifarra con judías, carne de cordero y alcachofas. La crema catalana y los carquinyolis son los postres escogidas para cerrar la comida.

El precio de la visita enogastronómica es de 36 € y hay que hacer reserva previa.

Escrito por | 22 de enero de 2012 | 0 comentarios
Categorias: Dietas vegetarianas | Etiquetas: , , , , ,

Cómo sobrevivir a las tentaciones veraniegas (II)

Hoy abordamos un tema delicado: las barbacoas.

¿Qué hacer en esos casos en que parece que elijas lo que elijas, provocarás un desastre en tu dieta? ¡Que no cunda el pánico!

Aunque te suene raro, elige costillas de ternera y no de cerdo. ¿Por qué? ¡Muy sencillo! Aunque la de cerdo contiene menos calorías, la carne de ternera es más saciante y el organismo no almacena tan fácilmente las calorías de ese tipo de carne. Además, evita el aceite en las carnes de barbacoa porque ya contienen suficiente grasa.

Otro detalle importante son las patatas… ¿Fritas o caseras? Pues, por supuesto, caseras. Contienen menos calorías y grasa que las de bolsa, que tienen mucho aceite. Este tipo de frituras arruina la línea porque además de las grasas, contiene muchos azúcares que el cuerpo asimila muy rápido.

Por último, el vino. Da igual que sea blanco o rosado, porque el aporte calórico es parecido, pero procura que no contenga mucho alcohol, a ser posible menos de 12 grados, ya que las bebidas alcohólicas son otro de los peligros a evitar.

Vía Enfemenino