La dieta de los hunza

Recientemente, se ha hablado mucho de los hunza, un pueblo que habita en el valle del Hunza, en la frontera entre India y Pakistán. Muchos de los habitantes de esta zona llegan a superar los 100 años de vida y en general, todos parecen más jóvenes de lo que realmente son. ¿Cuál es el truco para esta aparentemente “eterna” juventud de la que disfrutan? Pues, según algunos investigadores, parte de su secreto radica en la alimentación.

hunza

En invierno, su dieta se basa en en el queso de oveja, los granos germinados y los albaricoques secos, mientras que en verano acostumbran a tomar muchas verduras crudas y frutas. Además de eso, toman agua alcalina y suelen hacer ejercicio.

Según las investigaciones de Robert McCarrison, toman unas 1.933 calorías diarias, pero dentro de esta cantidad apenas se incluyen las proteínas. Por su parte, R. Bircher asegura que tienen periodos de ayuno de forma regular.

Este pueblo apenas sufre enfermedades y afirman estar de buen humor casi siempre. Su dieta es prácticamente vegetariana, pero además tienen algunas costumbres llamativas, como los baños de agua fría, incluso en invierno. Recomiendan la actividad constante para estar contentos, sanos y sin estrés.

Escrito por | 30 de septiembre de 2014 | 0 comentarios
Categorias: Dietas Orientales | Etiquetas: , , ,

Necesidades diarias de proteínas

La cantidad de proteínas que se requieren cada día es un tema relativo, ya que depende de muchos factores. Depende de la edad, ya que en el periodo de crecimiento las necesidades son el doble o incluso el triple que para un adulto, y del estado de salud de nuestro intestino y nuestros riñones, que pueden hacer variar el grado de asimilación o las pérdidas de nitrógeno. También depende del valor biológico de las proteínas que se consuman, aunque en general, todas las recomendaciones se refieren a proteínas de alto valor biológico. Si no lo son, las necesidades serán aún más altas.

En general, se recomiendan de unos 40 a unos 60 gramos de proteínas al día (un gramo de proteína aporta 4 calorías) para un adulto sano, lo que viene resultar un aproximadamente un 20 por ciento de las calorías ingeridas. (Durante el crecimiento, el embarazo o la lactancia estas necesidades aumentan).

El máximo de proteínas que podemos ingerir sin afectar a nuestra salud, es un tema aún más delicado. Las proteínas consumidas en exceso, que el organismo no necesita para el crecimiento o para el recambio proteico, se queman en las células para producir energía. A pesar de que tienen un rendimiento energético igual al de los glúcidos, su combustión es más compleja y dejan residuos metabólicos, como el amoniaco, que son tóxicos para el organismo. El cuerpo humano dispone de eficientes sistemas de eliminación, pero todo el exceso de proteínas supone cierto grado de intoxicación que provoca la destrucción de tejidos e, incluso, la enfermedad o envejecimiento prematuro. Debemos evitar, pues, comer más proteínas de las estrictamente necesarias para cubrir nuestras necesidades.

Por otro lado, investigaciones muy bien documentadas, llevadas a cabo en los últimos años por el doctor alemán Lothar Wendt, han demostrado que los aminoácidos se acumulan en las membranas basales de los capilares sanguíneos para ser utilizados rápidamente en caso de necesidad. Esto supone que cuando hay un exceso de proteína en la dieta, los aminoácidos resultantes sigan acumulándose, llegando a dificultar el paso de nutrientes de la sangre a las células (microangiopatía).

Escrito por | 18 de mayo de 2012 | 0 comentarios
Categorias: Dietas con proteinas | Etiquetas: ,

Las proteínas

Las proteínas son los materiales que desarrollan mayor número de funciones en las células de todos los seres vivos. Por un lado, forman parte de la estructura básica de los tejidos (músculos, tendones, piel, uñas …) y, por otra parte, tienen funciones metabólicas y reguladoras (asimilación de nutrientes, transporte de oxígeno y grasas en la sangre , inactivación de materiales tóxicos o peligrosos …). También son los elementos que definen la identidad de cada ser vivo, porque constituyen la base de la estructura del código genético o ADN y de los sistemas de reconocimiento de organismos extraños en el sistema inmunitario.

Las proteínas son moléculas de gran tamaño formadas por largas cadenas lineales de sus propios elementos constitutivos: los aminoácidos. Existen unos veinte tipos de aminoácidos diferentes, que pueden colocarse en cualquier orden y repetirse de cualquier manera. Una proteína media está formada por unos cien o doscientos aminoácidos alineados, lo que da lugar a un número de posibles combinaciones abrumador. Y por si fuera poco, según la configuración espacial tridimensional que adopte una determinada secuencia de aminoácidos, sus propiedades pueden ser totalmente diferentes. Tanto los glúcidos como los lípidos tienen una estructura relativamente simple comparada con la complejidad y diversidad de las proteínas.

En la dieta de los humanos se puede distinguir entre proteínas de origen vegetal o de origen animal. Las proteínas de origen animal se encuentran en las carnes, los pescados, las aves, los huevos y los productos lácteos .. Las de origen vegetal se encuentran de forma abundante en los frutos secos, la soja, las legumbres, los champiñones y los cereales completos. Las proteínas de origen vegetal, tomadas en conjunto, son menos complejas que las de origen animal.

Como cada especie animal o vegetal está formada por su propio tipo de proteínas, incompatibles con las de otras especies, para poder asimilar las proteínas de la dieta antes deben ser partidas y convertidas en sus diferentes aminoácidos. Esta descomposición se realiza en el estómago y el intestino, bajo la acción de los jugos gástricos y los diferentes enzimas. Los aminoácidos obtenidos pasan a la sangre, y se distribuyen por los tejidos, donde se combinan de nuevo formando las diferentes proteínas específicas de nuestra especie.

Escrito por | 18 de mayo de 2012 | 0 comentarios
Categorias: Dietas con proteinas | Etiquetas: ,

La carne blanca

Una de las cosas de las que primero nos hace despedirnos el dietista son las carnes rojas, y aunque es una gran pérdida para los amantes de la carne, puedes seguir consumiendo este alimento mediante la carne blanca. La carne roja hace referencia a los segmentos vacuno, ovino y caprino, mientras que la blanca es la de porcino y la de las aves de corral.

Suele ser mejor consumir este tipo de carne porque en ella priman los ácidos grasos insaturados, más saludables. Podemos elegir, por ejemplo, carne de cerdo, de pollo o de pavo, que son muy tiernas y de fácil digestión.

Además, tienen menos colesterol que otro tipo de carnes, y aportan vitaminas y proteínas, pero siempre con un aporte calórico reducido y alrededor de un 10% de grasa por cada 100 gramos de producto.

Suelen ser menos sabrosas que las rojas, sí, pero en compensación son más sanas. No es que consumir carne roja sea malo como tal, pero debéis tener cuidado con las cantidades y controlarla más todavía en los casos en que tengáis riesgo o sufráis problemas cardíacos, o de ácido úrico, por ejemplo.

La carne cocinada aporta más energía que la cruda

Según ha revelado un estudio de la Universidad de Harvard publicado por ‘Proceedings of the National Academy of Sciences’ (PNAS), la carne que ha sido cocinada nos aporta más energía que la carne cruda, tan de moda gracias a platos como el steak tartar.

Los autores del experimento dieron de comer a dos grupos de ratones durante algo más de 40 días con una dieta de carne o patatas preparadas de diferentes formas: crudos, crudos y machacados, cocidos, o cocidos y machacados.

Analizando su comportamiento en la rueda de ejercicio y su masa corporal, descubrieron que la carne cocida les daba más energía que la cruda. “Por primera vez sabemos por qué la cocina es tan importante cultural y biológicamente: porque nos aporta más energía, y en la vida la energía es muy importante”, ha dicho Richard Wrangham, profesor de antropología biológica en Harvard.

Vía Europa Press

Escrito por | 9 de noviembre de 2011 | 0 comentarios
Categorias: Dietas con proteinas y General | Etiquetas: , , , , , ,

Combate la celulitis a través de tu dieta (II)

Si tu caso es de celulitis adiposa, cuando la piel se nota blanda y la celulitis empieza a verse sin necesidad de apretar, necesitas reducir grasas.

El problema es que comes más de lo que tu cuerpo consume, por lo que tomar menos materias grasas y productos transformados. Escoge alimentos frescos, ricos en vitaminas y minerales, y en proteínas.

Consume verduras, semillas germinadas, legumbres, arroz integral, cereales integrales, sémola, pan de centeno, pescado azul, marisco, carne magra, huevos, yogures naturales enteros, queso fresco entero, fruta, frutos secos, algunos aceites (de oliva, colza y pepita de uva), miel y té verde. Reduce las grasas animales (en especial, la mantequilla) y evita grasas procesadas, frituras,quesos, leche, charcutería, cordero, buey, cerdo ni las partes grasas de otras carnes, carnes y pescados ahumados, comida precocinada, gallegas, pan blanco, bollería y dulces.

El próximo día explicaremos qué hacer en caso de tener el tipo de celulitis más extrema.

Vía Enfemenino

Combate la celulitis a través de tu dieta

Casi todas las mujeres tienen algo de celulitis, aunque en unos casos es bastante más evidente que en otros. Si quieres ayudar a combatir en lo posible este problema, has de tener en cuenta qué tipo de celulitis tienes e introducir ciertos hábitos en tu dieta diaria.

-Si tienes celulitis infiltrada, de la que sólo se nota cuando aprietas, el principal problema es la retención de líquidos. En ese caso, has de limitar la sal y los productos que provocan este efecto, y aumentar en su lugar la vitamina E, C, K y P, así como la ingesta de flavonoides y proteínas. Consume verduras, semillas germinadas, legumbres, arroz integral, pescado azul, marisco, carne magra, huevos, fruta, frutos secos, algunos aceites (de oliva, colza, nuez y pepita de uva), miel y té verde.  Por el contrario, reduce el consumo de sal, cerdo, queso, yogures y alimentos integrales con alto contenido en fécula. Lo que has de evitar a toda costa son grasas procesadas, frituras, leche, charcutería, carne roja, carnes, pescados ahumados, platos precocinados, galletas, pan, biscotes, bollería y dulces.

Vía Enfemenino

Escrito por | 19 de julio de 2011 | 0 comentarios
Categorias: Dietas Mediterranea y Dietas para adelgazar y General | Etiquetas: , , , , ,

La dieta hindú

La dieta hindú, mediante el consumo de arroz integral, vegetales y frutas como cítricos, fresas o manzanas, te permitirá bajar de peso de 4 kilos en unas dos semanas aproximadamente.

No es apta para personas con tensión baja o que tengan problemas de sodio.

Es muy costosa de llevar a cabo y requiere de mucha fuerza de voluntad.

No se debe extender mucho en su uso, ya que hay carencia de vitaminas B112, C, A, D, Hierro y Calcio.

Si se extiende demasiado, puede dar lugar a anemia o escorbuto.

La base de la dieta hindú, es no mezclar proteínas con carbohidratos, y los alimentos permitidos pueden consumirse en la cantidad que desee, hasta dejarte lleno.

Se debe repartir entre comidas diarias, y si por la noche sientes hambre, puedes comer algo de fruta o un yogur.

El agua es esencial como en todas las dietas, y se recomienda el consumo de litro y medio a dos litros de agua, así como media hora como mínimo de ejercicio diario.

Se pueden hacer las siguientes combinaciones de alimentos: como los carbohidratos y vegetales, proteínas y vegetales.

Se debe masticar el bocado unas 50 veces, y beber  te chino que purifique.

Fuente: dietas

Escrito por | 11 de abril de 2011 | 0 comentarios
Categorias: Dietas Famosas y Dietas Orientales y Dietas para adelgazar y General | Etiquetas: , ,

La dieta de la zona

Seguro que habrás oído hablar de la dieta de la zona. El nombre suena evocador, pero no dice mucho. Trataremos de explicarte en qué consiste esta creación del Doctor Barry Sears.

Se basa, principalmente, en adoptar un estilo de alimentación saludable para alcanzar el equilibrio hormonal.

Sears propone una dieta en la que se incluyan todo tipo de nutrientes, controlando el aporte de hidratos de carbono (40%), proteínas (30%) y grasas (30%). Destaca también el Omega 3, un punto importantísimo dentro de La Zona.

Es una dieta muy recomendable porque permite comer de todo sin estar todo el tiempo pendiente de qué mezclar y qué no, además de que no pasas hambre y piedes grasa, pero no masa muscular.

Se aconseja realizar 5 comidas al día, de las cuales 2 serán más bien ligeras. Es importante no dejar pasar más de 4 ó 5 horas entre ellas para no alterar los niveles de azucar, muy importantes en este plan.

Entre los hidratos de carbono, hay que elegir los que son de absorción más lenta, como frutas, verduras, legumbres y cereales integrales.

Entre las proteínas, se recomiendan la carne de pollo, pavo y conejo, así como pescado azul y el magro del jamón. En los lácteos, yogur y lecha fermentada, pero se evitan productos enteros, como el queso.

Las grasas se obtienen del aceite de oliva, aceitunas o mayonesa, por ejemplo.

Para más información, consulta la fuente.

Vía En Buenas Manos

Dieta proteica

Las proteínas son un nutriente muy importante, y son esenciales para la formación y el mantenimiento del tejido muscular. Como seres humanos,  requerimos  los aminoácidos para el buen funcionamiento de nuestro sistema. Las proteínas se componen de aminoácidos, y una vez que se consumen, los ácidos gástricos en el estómago, ayudan a descomponer las proteínas, y los aminoácidos que se forman luego son utilizados por el cuerpo. Las personas que tienen un mayor nivel de actividad física de forma regular requieren más proteínas, en comparación con aquellos que siguen un estilo de vida más sedentario. Una dieta rica en proteínas, es muy importante ya que ayuda a una persona calcular sus requerimientos nutricionales y hacer los ajustes necesarios en su dieta. Sin embargo, ya que los alimentos ricos en proteínas también aportan una cantidad importante de calorías, es importante ajustar un plan de comidas en consecuencia.

La dieta alta en proteínas, es baja en carbohidratos, y es una dieta muy popular para una persona que requiere tener una ingesta de proteínas sustancialmente más altos, mientras que la ingesta de hidratos de carbono se reduce. Este tipo de dieta ayuda a la persona a su masa y aumentar el tono muscular sin tener que preocuparse sobre el aumento de peso excesivo. Una dieta rica en proteínas debe ser ajustada para adaptarse a las necesidades de un individuo de sexo, edad, niveles de actividad, y otros factores que pueden afectar a las condiciones de una persona de proteínas.

Un plan de dieta con alto contenido de proteínas, también se utiliza comúnmente para bajar de peso. En tales casos, la persona tendrá que aumentar su dieta con un plan de ejercicio regular. Si una persona sigue una dieta alta en proteínas, pero no recibe suficiente ejercicio, él / ella comenzará a aumentar de peso. Esto se debe a los alimentos ricos en proteínas se convierten en aminoácidos que luego se convierten en glucosa y se almacena en el cuerpo.

La carne, la soja y los productos lácteos son fuentes muy buenas de proteína, sin embargo, desde los alimentos ricos en proteínas más altos,  son extremadamente bajos en fibra, que es esencial, como las frutas y hortalizas. La importancia de la fibra en una dieta de la proteína es a menudo ignorado y, como resultado de los individuos en una dieta rica en proteínas tienen un mayor riesgo de padecer dolencias de menor importancia gástricos como la acidez, gases y estreñimiento.  Para incluir más fibra en tu dieta, incluye al comenzar el día, un cuenco de avena que es rica en fibra y proteínas, y te ayudará a poner en marcha su día. También puedes incluir una gran porción de ensalada en las comidas y un plato de frutas.

Muchos atletas y culturistas también recurren a los suplementos de proteínas con el fin de ganar masa muscular rápidamente. Sin embargo, es importante discutir estas opciones con su médico ya que pueden causar daños severos a los órganos del cuerpo durante un período prolongado.

Fuente: dieta fitness

Escrito por | 28 de febrero de 2011 | 1 comentario
Categorias: Dietas con proteinas | Etiquetas: , ,