Ventajas y desventajas de la cola de caballo

Ya habréis escuchado que la cola de caballo es un gran diurético, por lo que mucha gente la toma en infusiones para prevenir la temida retención de líquidos.

En el ámbito sanitario, también se usa para infecciones del tracto urinario, cálculo de riñones, trastornos de vejiga, incontinencia urinaria, y en menor medida, para la calvicie, las uñas quebradizas, gota, artrosis, menstruación, etc.

Sin embargo, también has de tener en cuenta que el consumo por vía oral de forma continuada puede tener consecuencias negativas para tu salud. De hecho, uno de sus mayores efectos secundarios son las bajadas de tensión. Además, contiene tiaminasa, cuya función es descomponer la tiamina o vitamina B1, importante para proteger nuestro corazón, así como el sistema nervioso y digestivo.

La carencia de tiamina puede derivar en diarreas, polineuritis y dilatación cardíaca, entre otros. Por ello, si tienes intención de consumir frecuentemente cola de caballo para adelgazar, es necesario que consultes con tu médico para que te informe bien y determine si tu caso es el adecuado para hacerlo.

Vía Nosotras

Los peligros de hacer dieta durante la primera mitad del embarazo

Según un estudio del Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBERobn), hacer dieta durante la primera mitad del embarazo puede provocar que nuestros hijos sean obesos.

El equipo investigador ha demostrado que “la reducción calórica de las madres -no necesariamente severa, sino de sólo un 20%, es decir, unas 1.600 kilocalorías-produce alteraciones en la regulación hipotalámica del hambre-saciedad y gasto energético en la descendencia”.

Las alteraciones no se aprecian en edad joven, pero sí a medida que se va llegando a la edad adulta. El peligro es, sobre todo, para los varones, donde las diferencias metábolicas se aprecian mucho más.

El estudio, realizado con crías de 12 ratas, ha demostrado que la restricción durante el embarazo hace que la descendencia desarrolle menor inervación del tejido adiposo, lo que dificultará la movilización de los depósitos de grasa, facilitando la acumulación de los mismos.

Vía Europa Press