Cómo perder los kilos ganados durante la Navidad

Con las Navidades, todos solemos engordar un poco, ya que entre comidas familiares, cenas de empresa, aperitivos con los amigos y el picoteo típico a base de turrones, mazapanes y polvorones, nuestro cuerpo se rebela un poco. Sabemos que probablemente muchos empecéis el año con ganas y os lo toméis en serio en el gimnasio -y esperamos que dure-, pero por si las moscas y para los más vaguetes, vamos a dar algunas ideas que pueden ayudaros a sobrellevar enero de un modo más sano.

adelgazar

En principio, el hecho de volver a vuestra dieta habitual debería bastar para acabar recuperando vuestro peso, pero si queréis acelerar un poco el proceso, sería conveniente que -ahora sí- evitarais todos esos dulces navideños, además de las bebidas espirituosas, los refrescos o esos riquísimos batidos y chocolates con nata.

Además, lo más recomendable es que consumáis mucha fruta y verdura para compensar los excesos de los días anteriores, evitando comidas procesadas, carnes rojas, etc. Podéis tomar también infusiones desintoxicantes. Pasada una semana o 10 días de esta forma, deberíais empezar a incorporar a vuestra dieta más pescado y carnes como la de pollo o pavo.

Seguro que siguiendo unas ciertas pautas de alimentación sana, recuperáis el tipo en muy poco tiempo.

Escrito por | 7 de enero de 2015 | 0 comentarios
Categorias: Dietas Cortas | Etiquetas: , ,

Cómo afrontar la Navidad cuando estás a dieta

Cuando estamos a dieta, hay dos períodos especialmente peligrosos que pueden hacernos volver a los malos hábitos: el verano -con sus terrazas, picoteos, barbacoas, etc-, y las Navidades. En esta época del año, las casas se llenan de dulces típicos, como los turrones, polvorones, mazapanes… Por no hablar de las cenas de empresa, cena de Nochebuena, comida de Navidad, cena de Nochevieja, etc. Es un “no parar” de atracones que es necesario limitar si no quieres pegar un salto del susto cuando vuelvas a subirte a la báscula.

Aunque nos enfrentemos a cenas y comidas copiosas, es imprescindible controlar el tema de los dulces. El turrón, por ejemplo, es sano en su composición básica, pero lleva huevo, azúcar, grasas… que te harán engordar si te pasas (y ya sabemos que es muy adictivo). Los mantecados, polvorones, alfajores, mazapanes y el chocolate son otros elementos a evitar. Por el contrario, el roscón (sin relleno de nata o chocolate) y el panettone son dulces menos calóricos.

Lo normal en esta época es ganar unos dos kilos. Puedes ayudar también a evitar un aumento excesivo consumiendo productos bajos en azúcar, o sin azúcar.

Escrito por | 30 de noviembre de 2012 | 0 comentarios
Categorias: General | Etiquetas: , , , ,

Navidad en positivo 2

Un postre memorable: el turrón

Es una lástima que no comemos el resto del año, porque la verdad es que el turrón tradicional constituye una maravilla dietética. Los de Jijona y Alicante son, en realidad, frutos secos con un poco de miel y clara de huevo, y eso quiere decir que son alimentos fantásticos por su aporte de grasas polinsaturadas, una buena dosis de vitamina E, antioxidantes y calcio, entre otros. Eso sí, llevan un montón de calorías y por eso hay que moderarse…

Ritmo lento

Ha dicho un montón de veces: hay que comer poco a poco para que la digestión sea adecuada y para no comer más de la cuenta. Pues bien, estas fiestas invitan a comer sin prisas, disfrutando del ambiente y de la conversación con el resto de comensales. El caso es que la mesa navideña en general es una mesa con un ritmo pausado que ayuda a digerir mejor.

La sobremesa

Uno de los rasgos de la dieta mediterránea, más allá de los alimentos que la componen, es justamente que la comida se asocia a compañía, tertulia, conversación… Es pura teoría, porque la mayoría de días comemos con un tiempo muy limitado. Además, la televisión a menudo ocupa el lugar de la conversación. En Navidad hay muchas más posibilidades de hacer una sobremesa muy larga. Toda una excepción que hay que aprovechar.

Buenas ideas con turrón

Los excedentes de turrón son frecuentes después de las fiestas. Sin pasarte con la dosis, puedes probar combinaciones muy acertadas: 1. Con yogur natural. Mezcla un poco de turrón desmenuzado con yogur natural. Una delicia saludable y ligera. 2. Con pan. Haz un bocadillo con dos rebanadas de pan de molde y unas láminas de turrón de jijona. Puedes calentarlo un poco y el resultado es sorprendente. 3. Con helado. Un poco turrón de jijona acompaña de maravilla tu helado favorito, sobre todo si es de chocolate o vainilla. 4. Con fruta. El turrón de jijona puede dar un toque dulce sorprendente a tus macedonias de fruta natural.

Escrito por | 23 de diciembre de 2011 | 0 comentarios
Categorias: General | Etiquetas: , , ,

Navidad en positivo 1

Tendemos a considerar las comidas y productos navideños como una amenaza para nuestro peso, pero… ¿y si te decimos que tienen cosas muy positivas en este y otros aspectos? Sigue leyendo y verás…

Hace muchos años que la Navidad se ve como el peor momento del año para los hábitos dietéticos y para el peso. Y en cierto modo es verdad que ésta es una época en que se cometen muchos excesos. Ahora bien, a menudo olvidamos que la Navidad también constituye una fiesta con muchas ventajas dietéticas. Si los tenemos en cuenta disfrutaremos mucho más de las fiestas. Son estos:

La planificación

Planificar es uno de los pilares básicos para comer bien y, desgraciadamente, lo hacemos poco. La improvisación es la tónica y cuesta tener decididos con antelación las comidas. La Navidad es una de las pocas épocas del año en que pensamos con un poco de cuidado que comeremos durante unos días y eso es un todo un éxito. Se trataría de que esta actitud previsora ​​y práctica estuviera presente todo el año.

El placer de cocinar

El ritmo de vida hace que tengamos muy poco tiempo y que a menudo optamos por no cocinar o para preparar comidas muy sencillas. Por otro lado, comemos mucho fuera de casa y, con este panorama, es un placer que durante estos días nos pasamos unas horas en la cocina preparando cuidadosamente los menús navideños. De hecho, cocinar con tiempo unos platos especiales lo hacemos muy pocos días al año y vale la pena disfrutar…

Una tabla excepcional

Es evidente que para comer bien hay un entorno adecuado y agradable, pero en el día a día no es nada extraño que acabemos con la bandeja frente al televisor. En fin, que no siempre tenemos una mesa tan bien puesta como el día de Navidad y eso es todo un privilegio. La vista es un sentido de primer orden para nuestros hábitos dietéticos y pocas veces lo tenemos en cuenta.

Alimentos de mucha calidad

Uno de los indiscutibles puntos positivos de la Navidad es, sin duda, la gran calidad que suelen tener los ingredientes del menú. Y, como ejemplo, comparamos el gusto y la textura del pollo que comemos siempre con la pularda o el capón de Navidad. Es una festividad donde la gastronomía manda y eso siempre supone un placer añadido.

Escrito por | 22 de diciembre de 2011 | 0 comentarios
Categorias: Dietas Tradicionales y General | Etiquetas: , , ,