La carne blanca

Una de las cosas de las que primero nos hace despedirnos el dietista son las carnes rojas, y aunque es una gran pérdida para los amantes de la carne, puedes seguir consumiendo este alimento mediante la carne blanca. La carne roja hace referencia a los segmentos vacuno, ovino y caprino, mientras que la blanca es la de porcino y la de las aves de corral.

Suele ser mejor consumir este tipo de carne porque en ella priman los ácidos grasos insaturados, más saludables. Podemos elegir, por ejemplo, carne de cerdo, de pollo o de pavo, que son muy tiernas y de fácil digestión.

Además, tienen menos colesterol que otro tipo de carnes, y aportan vitaminas y proteínas, pero siempre con un aporte calórico reducido y alrededor de un 10% de grasa por cada 100 gramos de producto.

Suelen ser menos sabrosas que las rojas, sí, pero en compensación son más sanas. No es que consumir carne roja sea malo como tal, pero debéis tener cuidado con las cantidades y controlarla más todavía en los casos en que tengáis riesgo o sufráis problemas cardíacos, o de ácido úrico, por ejemplo.

Impuestos antigrasa

Suena raro, ¿verdad? Pues esta curiosa iniciativa ya se está llevando a cabo en Dinamarca. Os explicamos…

La medida consiste en gravar con un impuesto especial los alimentos que contienen grasas perjudiciales para la salud. David Cameron, primer ministro de Reino Unido, no descarta adoptar este tipo de medidas y algunos expertos nutricionistas españoles proponen lo mismo en nuestro país.

También en Hungría, han adoptado una tasa para los alimentos y bebidas ricos en sal, azúcar, hidratos de carbono y cafeína. En Dinamarca, como os contábamos, habrá que pagar 33 céntimos más por un envase de mantequilla o margarina, o 9 céntimos por una bolsa de patatas fritas. Se sumarán 2,15 euros por cada kilo de grasa saturada, pero sólo se aplicará a productos en los que la cantidad de componentes negativos suponga más del 2,3% de la composición.

Aunque no hay acuerdo total sobre este tipo de iniciativas, sí es cierto que disminuirá el consumo de cierto tipo de productos y también las marcas procurarán elaborar alimentos más sanos.

Vía El Mundo

Dieta South Beach

La Dieta South Beach (DSB), de la que quizá ya has oído hablar, promete la pérdida de 4 a 6 Kg. en 2 semanas. Se trata de un plan alimenticio equilibrado que incluye frutas, vegetales, granos, nueces y grasas saludables. Fue ideada por Arthur Agatston y su obra, como tantas otras sobre dietas, ya es un best-seller. Esta dieta descarta la creencia de que los carbohidratos deben eliminarse para adelgazar y además, por sus características, ayuda a mejorar los niveles de colesterol y triglicéridos, y mejora los niveles de insulina.

Hay que hacerla en tres fases. En la primera, se trata de controlar la ansiedad. Se consumen cantidades normales de carne, pollo, pavo, pescados y mariscos, y grandes cantidades de vegetales, huevos, queso y nueces. En los primeros 14 días, no se pueden tomar pan, pastas, patatas, arroz, frutas, caramelos, postres, tortas, galletas o azúcares refinadas. Tampoco se permiten bebidas alcohólicas.

En la segunda fase, tras perder entre 4 y 6 kilos, se pueden consumir pastas, arroz, pan, arepas, frutas y chocolate. La tercera fase es más bien una forma de vida para mantener el peso alcanzado. Si se aumenta de peso, se vuelve a la fase 1 ó 2 durante 14 días para perderlo.

Si os interesa, consultad con un especialista antes de realizarla.

Vía Dietas

Combate la celulitis a través de tu dieta (III)

Si tienes el caso más extremo de celulitis, la fibrosa, lo sabrás porque es dura, se nota a simple vista e incluso a veces duele.

Si quieres reducir el problema, empieza por reducir el azúcar de tu dieta, sobre todo si es de tipo industrial y por la noche. Además, sería beneficioso para ti empezar a consumir más sustancias antioxidantes, como vitaminas E y C, carotenios, selenio y zinc. Puedes tomar todo tipo de verduras, semillas germinadas, legumbres, arroz integral, cerelaes integrales, sémola de trigo, pan de centeno, pescado azul, mariscos, carnes magras, huevos, yogures naturales enteros, queso fresco entero o 20% materia grasa, frutas, frutos secos, algunos aceites (de oliva, colza, nuez y de pepita de uva), miel y té verde.

Por el contrario, has de reducir el consumo de patatas, maíz, postres lácteos azucarados y compotas de fruta, y evitar los azúcares por la noche, los zumos de frutas envasados, los alimentos 0% materia grasa, todo tipo de grasas cocinadas y frituras, charcutería, las partes grasas de la carne, carnes y pescados ahumados, platos precocinados, galletas, pan blanco, biscotes, bollería y dulces.

Vía Enfemenino

Combate la celulitis a través de tu dieta (II)

Si tu caso es de celulitis adiposa, cuando la piel se nota blanda y la celulitis empieza a verse sin necesidad de apretar, necesitas reducir grasas.

El problema es que comes más de lo que tu cuerpo consume, por lo que tomar menos materias grasas y productos transformados. Escoge alimentos frescos, ricos en vitaminas y minerales, y en proteínas.

Consume verduras, semillas germinadas, legumbres, arroz integral, cereales integrales, sémola, pan de centeno, pescado azul, marisco, carne magra, huevos, yogures naturales enteros, queso fresco entero, fruta, frutos secos, algunos aceites (de oliva, colza y pepita de uva), miel y té verde. Reduce las grasas animales (en especial, la mantequilla) y evita grasas procesadas, frituras,quesos, leche, charcutería, cordero, buey, cerdo ni las partes grasas de otras carnes, carnes y pescados ahumados, comida precocinada, gallegas, pan blanco, bollería y dulces.

El próximo día explicaremos qué hacer en caso de tener el tipo de celulitis más extrema.

Vía Enfemenino

Combate la celulitis a través de tu dieta

Casi todas las mujeres tienen algo de celulitis, aunque en unos casos es bastante más evidente que en otros. Si quieres ayudar a combatir en lo posible este problema, has de tener en cuenta qué tipo de celulitis tienes e introducir ciertos hábitos en tu dieta diaria.

-Si tienes celulitis infiltrada, de la que sólo se nota cuando aprietas, el principal problema es la retención de líquidos. En ese caso, has de limitar la sal y los productos que provocan este efecto, y aumentar en su lugar la vitamina E, C, K y P, así como la ingesta de flavonoides y proteínas. Consume verduras, semillas germinadas, legumbres, arroz integral, pescado azul, marisco, carne magra, huevos, fruta, frutos secos, algunos aceites (de oliva, colza, nuez y pepita de uva), miel y té verde.  Por el contrario, reduce el consumo de sal, cerdo, queso, yogures y alimentos integrales con alto contenido en fécula. Lo que has de evitar a toda costa son grasas procesadas, frituras, leche, charcutería, carne roja, carnes, pescados ahumados, platos precocinados, galletas, pan, biscotes, bollería y dulces.

Vía Enfemenino

Escrito por | 19 de julio de 2011 | 0 comentarios
Categorias: Dietas Mediterranea y Dietas para adelgazar y General | Etiquetas: , , , , ,

Alimentos que engordan

Cuando nos alimentamos con alimentos o comidas con grasa, ésta aparece y se acumula a lo ancho del cuerpo.  Los carbohidratos provocan que el cuerpo retenga agua. Por eso, si eliminas los carbohidratos un tiempo reducirás el volumen corporal de una forma acelerada.

Con respecto a la carne, es un alimento muy rico en proteínas y que además  llena rápidamente pero se digiere de forma gradual, ¡no estamos hablando de las hamburguesas de las cadenas de comida rápida por supuesto! Es muy importante si quieres bajar de peso que  dejes de comer carne grasa y optes por otro tipo de carnes, tales como: pescado, mariscos, pollo, pavo.  Otros alimentos que puedes incorporar son: huevos y avellanas en poca cantidad.

Las grasas saturadas como la mantequilla, papas fritas y helados no aportan nada al cuerpo solo calorías y más calorías. Sin embargo, hay otro tipo de grasas, son las grasas insaturadas que son muy saludables, las podemos encontrar en el salmón, el aceite de oliva, el aceite de maíz. Se deben cambiar todo tipo de lácteo por productos de dieta “Light”,  dejar de lado las gaseosas y tomar abundantes líquidos como, agua y jugos naturales de frutas sin azúcar. Hacer las cuatro comidas principales más los “picoteos” entre comida (siempre hablando de frutas, quesos magros, lácteos dietéticos) te será muy útil para perder peso.  La razón es que comer de forma frecuente es  que ayuda al metabolismo a no sentir hambre en exceso y tirar por la borda la dieta. La fruta y la verdura son nuestros aliados al momento de querer bajar de peso, pero nada en exceso, ya que en grandes cantidades puede llevar a sabotear hasta a la mejor dieta. La piña, el melón y los plátanos, las papas y la remolacha por ejemplo, tienen un índice glucémico alto.  A cuidarse, porque sean sanos todos los alimentos que recomendamos, no se deben comer en grandes cantidades. Recuerden, “menos es mas”. Y aquí este dicho se cumple.

Escrito por | 12 de junio de 2011 | 0 comentarios
Categorias: General | Etiquetas: , ,

La dieta de la zona

Seguro que habrás oído hablar de la dieta de la zona. El nombre suena evocador, pero no dice mucho. Trataremos de explicarte en qué consiste esta creación del Doctor Barry Sears.

Se basa, principalmente, en adoptar un estilo de alimentación saludable para alcanzar el equilibrio hormonal.

Sears propone una dieta en la que se incluyan todo tipo de nutrientes, controlando el aporte de hidratos de carbono (40%), proteínas (30%) y grasas (30%). Destaca también el Omega 3, un punto importantísimo dentro de La Zona.

Es una dieta muy recomendable porque permite comer de todo sin estar todo el tiempo pendiente de qué mezclar y qué no, además de que no pasas hambre y piedes grasa, pero no masa muscular.

Se aconseja realizar 5 comidas al día, de las cuales 2 serán más bien ligeras. Es importante no dejar pasar más de 4 ó 5 horas entre ellas para no alterar los niveles de azucar, muy importantes en este plan.

Entre los hidratos de carbono, hay que elegir los que son de absorción más lenta, como frutas, verduras, legumbres y cereales integrales.

Entre las proteínas, se recomiendan la carne de pollo, pavo y conejo, así como pescado azul y el magro del jamón. En los lácteos, yogur y lecha fermentada, pero se evitan productos enteros, como el queso.

Las grasas se obtienen del aceite de oliva, aceitunas o mayonesa, por ejemplo.

Para más información, consulta la fuente.

Vía En Buenas Manos

¿Cuáles son las cuatro fases de la dieta de Atkins? ¿En qué consiste y porque es tan eficaz?

Fase 1: Inducción

El consumo de calorías de los carbohidratos se limita a 20 gramos al día. Las fuentes de carbohidratos son principalmente de ensaladas y hortalizas que son bajas en almidón.

Fase 2: OWL (pérdida de peso en curso)

Los alimentos ricos en nutrientes y fibra, se agregan como fuentes de hidratos de carbono adicional, a una tasa mayor de 25 gramos durante la primera semana de esta fase, 30 gramos durante la segunda semana, y 30 gramos cada semana subsiguiente hasta que su peso se detiene a la baja. En ese momento, cuando la pérdida de peso se detiene, se debe llevar 5 gramos de carbohidratos de su ingesta diaria hasta que esté empezando a perder peso poco a poco.

Fase 3: Pre-Mantenimiento

Aumenta su ingesta de carbohidratos de 10 gramos cada semana hasta que su pérdida de peso es muy gradual.

Fase 4: Mantenimiento de por vida

Empezar a añadir una gama más amplia de las fuentes de hidratos de carbono, mientras que un seguimiento cuidadoso de su peso no sube. Su sentido de bienestar debe continuar. Si su peso comienza a subir, la facilidad de nuevo en dos cosas – la cantidad de carbohidratos que consume cada día, y cualquiera de los hidratos de carbono nuevos que han ido introduciendo. El Dr. Atkins dice que “este estilo de vida es el fundamento para una vida de mejor salud”.
Los cuatro principios de la Dieta Atkins

Según el Dr. Atkins, la dieta de Atkins tiene cuatro principios que constituyen el núcleo del método nutricional Atkins. Ellos son:
-Que vas a bajar de peso
-Que vas a mantener su pérdida de peso
-Que vas a alcanzar una buena salud
-Que sentarás las bases permanentes para la Prevención de Enfermedades

¿Porqué es tan efectiva es la dieta de Atkins?

Si nos atenemos a ella, es eficaz.  Vas a perder peso y no recuperarlo. El problema es pegarse a él,  su cumplimiento. Durante la primera parte de esta década, aproximadamente el 10% de los adultos, se encontraban en algún tipo de dieta Atkins, baja en carbohidratos. Sin embargo, la obesidad y el sobrepeso continúan aumentando desenfrenadamente durante este tiempo. La locura de baja en hidratos de carbono prácticamente no hizo mella en absoluto en la lucha contra la obesidad, no a nivel nacional, de todos modos. El problema no era que los carbohidratos o hidratos de carbono de bajo bien no hacer el trabajo que hacen. El problema era, y sigue siendo, que las personas abandonan la dieta, como lo hacen con la mayoría de las otras dietas. Estudio tras estudio encontró que después de dos o tres años, la gran mayoría de la gente que empezó bien con Atkins no se mantuvo a largo plazo. A medio plazo de la dieta de Atkins tiende a obtener mejores resultados que la mayoría de las otras dietas.

Fuente: dieta Atkins