Carmen Martínez-Bordiú promociona la dieta de la alcachofa

Con una imagen mucho más esbelta y estilizada, Carmen Martínez- Bordiú ha reaparecido ante los medios como imagen de un nuevo producto adelgazante. Se trata de la dieta de la alcachofa ARKO, que se vende en ampollas, con extracto de alcachofa, y otros para completar, como té verde, hinojo o uva, según el producto.

Esto resulta en un combinado perfecto para controlar tu peso adecuadamente. Este tipo de cápsulas te ayudarán a eliminar toxinas de tu cuerpo y hacer mejor la digestión, además de tener propiedades depurativas y diuréticas. Se vende en envases de 50, 100 o 200 cápsulas.

La alcachofa es rica en minerales y fibra, y estas ampollas aprovechan todas sus propiedades. Tal como se explica en la página de Arkopharma, “es especialmente útil en el caso de congestión o hígado perezoso, ictericia y mala digestión de las grasas. Al estimular la secreción biliar, actúa también sobre los estados de estreñimiento, ya que la bilis permite activar los movimientos intestinales, contribuyendo a favorecer la eliminación de las materias fecales”.

El metabolismo

Este concepto debería utilizarse en plural, ya que cada nutriente tiene unas determinadas rutas metabólicas o procesos bioquímicos de aprovechamiento.

En general, sin embargo, al hablar de metabolismo se quiere hacer referencia a los procesos intracelulares mediante los cuales el organismo tiene la posibilidad de obtener energía para el trabajo muscular, el mantenimiento de las temperaturas… y también para la síntesis de moléculas nuevas y necesarias para el crecimiento y la renovación de los tejidos y los fluidos orgánicos.

Escrito por | 19 de mayo de 2012 | 0 comentarios
Categorias: General | Etiquetas: , ,

La absorción

Se entiende por absorción el fenómeno de pasar los elementos que contienen los alimentos y que la digestión ha preparado en partículas adecuadas a través de la pared intestinal. La mucosa del intestino es regada por vasos sanguíneos, que captan estas sustancias, y así a través de la sangre son transportadas a todas las células del organismo, que en su interior se utilizarán para la producción de energía o para ser convertidas en otros elementos necesarios en muchas funciones.

Todo esto ocurre mayoritariamente en el intestino delgado para que más adelante en el intestino grueso (colon) ya no haya posibilidad de trabajar con enzimas digestivas. En el colon se reabsorbe parte del agua contenida en los alimentos, los electrolitos y vitaminas, pero no en los nutrientes energéticos. También los restos no digeridas en esta última fracción pueden ser transformadas por fermentaciones que corren a cargo de las bacterias que viven y que, aparte de constituir una defensa, preparando los restos para ser evacuadas.

Escrito por | 19 de mayo de 2012 | 0 comentarios
Categorias: General | Etiquetas: , ,

La digestión

La función principal del aparato digestivo es transformar los alimentos en sustancias asimilables a través del recorrido que hacen desde la boca hasta el intestino.

La digestión se realiza a lo largo del tubo digestivo por procesos físicos (masticación, deglución, trituración, progresión por peristaltismo…) y químicos (la saliva y los jugos del estómago, el páncreas, el intestino y la bilis). En estos zumos hay fermentos capaces de hidrolizar los nutrientes, es decir, convertir las moléculas grandes que constituyen los alimentos en elementos de tamaños mucho más pequeñas que sean capaces de atravesar la pared intestinal y poder así ser aprovechados por el organismo.

Una vez han sido trabajados en la boca y el estómago, los alimentos pasan en forma de bolo a la luz del duodeno (primer trozo de intestino delgado), donde confluyen las secreciones biliares y pancreáticas que actuarán sobre los glúcidos, los lípidos y las proteínas respectivamente permitiendo su absorción.

La fibra alimentaria, junto con las partículas que no han sido totalmente digeridas, continúa por intestino hasta ser eliminada por las heces.

Escrito por | 15 de mayo de 2012 | 0 comentarios
Categorias: General | Etiquetas: , , ,

Empieza a cuidarte con cenas más ligeras

Cuando queremos adelgazar, siempre buscamos un montón de dietas rápidas o de remedios infalibles y a veces, no nos damos cuenta de que cuando lo que hay que perder es poco, el remedio puede pasar simplemente por cambiar algunos hábitos básicos de nuestra alimentación diaria.

Uno de ellos son las cenas copiosas. Aunque estamos acostumbrados a oír que hay que comer más fuerte y cenar de forma más ligera, lo cierto es que muchas veces nos metemos un gran atracón antes de ir a dormir, y al no haber tiempo para quemar esas calorías, esto puede convertirse un muy mal hábito para nuestra dieta, nuestro peso y nuestra salud.

Si tu costumbre es cenar muy fuerte, puedes empezar por variarlo unos tres días a la semana para ir acostumbrándote. Procura cenar ensalada, filete a la plancha, pescado o verduras al vapor… Acompáñalo de un postre también sano como fruta o un yogur. Una cena debe contener una ración de proteínas, una de verduras y una de hidratos de carbono. Intenta escoger alimentos que sean de fácil digestión.

Además, está demostrado que cenar de forma abundante puede provocarnos más tarde sensación de malestar, haciendo que tengamos pesadillas. Esto también ayuda a que desayunes adecuadamente y no algo rápido antes de salir corriendo de casa. Para empezar a cuidarte, es una idea bastante sencilla, así que ¿por qué no probar?

Vía Cocina y Comida Sana