Dieta de la piña

Como ya habrás oído en alguna ocasión, la piña es una fruta que ayuda mucho a evitar la retención de líquidos, así como a eliminar los depósitos de grasa de nuestro organismo.

La dieta de la piña no debe mantenerse por mucho tiempo, pero ayuda a bajar unos cuantos kilos. Para hacerla sin pasar hambre, es necesario introducir la dieta en nuestra dieta habitual sin grandes alteraciones. Deberías estar un mes con esta dinámica.

En la primera semana, sustituye los picoteos entre horas por dos rodajas de piña. Come también una o dos antes de cada comida para saciarte un poco y por supuesto, toma dos litros de agua para limpiar el organismo.

Durante la segunda semana, deberás tomar en ayunas la siguiente mezcla: un vaso de agua, zumo de medio limón y cuatro cucharadas de zumo de piña. Después, desayuna dos rodajas de piña con un yogurt descremado. En la merienda, vuelve a tomar la misma bebida.

La tercera semana, mantén este desayuno y merienda. Para la comida, introduce una ensalada de pollo y piña, así como la bebida de piña. Tres veces por semana, también sustituirás la cena por esta bebida.

La última semana, mantén el desayuno y merienda, así como la comida, salvo dos días a la semana, en los que comerás pavo al horno con poca sal, pimienta, limón y rodajas de piña. De postre, la bebida de piña. Para las cenas, toma sopas de verduras.

Para el mantenimiento, un día a la semana toma la bebida de piña dentro de tu dieta habitual y mantén el desayuno de las dos rodajas más el yogur.

Vía Esmas