Por tu salud, escoge una dieta hipocalórica equilibrada

Una dieta hipocalórica equilibrada es la mejor opción si estás buscando perder peso. Esta es la conclusión a la que ha llegado el Grupo de Revisión, Estudio y Posicionamiento de la Asociación Española de Dietistas(GREP-AEDN) analizando los distintos tipos de dieta a los que puedes someterte.

Además, han querido destacar los efectos nocivos de ciertas dietas. Consideran, por ejemplo,que las dietas-milagro y las disociadas tienen multitud de efectos negativos porque no incluyen todo tipo de nutrientes, y además conllevan muchas veces un efecto rebote.

Tal y como han explicado, hay muchas dietas desequilibradas en las que faltan alimentos necesarios, lo que puede provocar muchos problemas de salud a medio y a largo plazo.

Por eso, como ya os hemos dicho en otras ocasiones, lo más recomendable es que antes de iniciar cualquier tipo de régimen, acudáis a un médico especialista que determine si es lo más adecuado para vuestro organismo, o bien, para que él mismo os elabore un plan de alimentación sano y equilibrado que os permita perder peso de forma lógica y gradual.

La dieta disociada

Al contrario que las dietas rápidas para perder 4 ó 5 kilos en un par de semanas, la dieta disociada supone un plan de alimentación más lento, adquiriendo unos hábitos alimenticios que nos permitirán bajar de peso y mantenernos más fácilmente en el adecuado.

Las dietas disociadas se basan en la premisa de no mezclar determinado tipo de alimentos. Estos se pueden dividir de la siguiente forma:

A: Cereales integrales, arroz, harina de maíz, pan, patatas, miel, azúcar, dulces, mermelada, frutas en almíbar, higos, nueces y frutos secas.

B: Aceite de oliva, mantequilla, crema, queso, aceitunas, lechuga, zanahoria, cebolla, coliflor, espinaca, arvejas, pepinos, repollo, tomates sin freir y ajo.

C: Cualquier tipo de carne, pescado, leche, huevos (sin freir), frutas cítricas como la naranja y la mandarina, sandía, melón, arándanos y tomate hervido.

Pueden mezclarse A y B, A y C o B y C, pero no los tres grupos. Lo ideal es que, si estáis empezando con este tipo de dieta, sea un médico el que os prepare los menus hasta que acostumbréis a diferenciar los alimentos por tipos.

Vía Dietas Quemagrasas