¿Qué incluir en el tupper de los niños?

Si eres de los que mandan a su niño al cole con el tupper porque te parece más sano lo que puedas cocinar que los menús que a veces les ofrecen en el centro escolar, hay una serie de recomendaciones que, según los expertos, deberías tener en cuenta.

Foto Danone

En primer lugar, es muy importante que pienses en la conservación de los alimentos. Podrías incluir una pequeña tableta de hielo para que “aguanten bien la mañana”, tal como indica a elmundo.es Emilio Martínez de Victoria, director del Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos de la Universidad de Granada.

Deberías evitar, por lo tanto, los alimentos que no se conservan tan bien en determinadas condiciones, como los huevos, los lácteos o los pescados. Los mejores platos para prepararles en estos casos son carne, pasta, verduras y legumbres. También puedes optar por incluir por ejemplo la pasta en ensalada si no va a poder calentarlo en ningún micro.

Tampoco deben faltar los cereales y la pieza de fruta diaria. Es importante que desarrolléis vuestra imaginación para que los niños no coman todas las semanas lo mismo y no se aburran.

Si queréis más información sobre el tema, os recomendamos entrar en la página de fuente.

Vía El Mundo

¿A dieta? ¡Cuidado con tus hijos!

En muchas ocasiones, cuando los padres se ponen a dieta, tienden a cambiar los hábitos de toda la unidad familiar para que, de este modo, sea más sencillo cumplir con lo estipulado en el nuevo plan alimenticio, o simplemente porque consideran que si algo no es bueno para ellos, tampoco lo es para el resto de la familia.

Esto, sin embargo, puede ser especialmente peligroso para los niños, porque pueden suprimirse de su dieta ciertos productos que son necesarios para su buen crecimiento y desarrollo. Una encuesta realizada en el Reino Unido este año concluía que el 60% de las personas entrevistadas que habían hecho dieta, había eliminado de la alimentación de sus hijos el pan, las patatas o la fruta, entre otros.

También es frecuente que los padres eliminen productos de la dieta de sus hijos cuando quieren que éstos adelgacen, pero sin consultar con especialistas, por lo que el resultado puede no ser el esperado. Los menores de 12 años no pueden hacer dietas tan resctrictivas como los adultos, a menos que sufran de sobrepeso y obesidad y un especialista supervise su alimentación. Las grasas, lácteos, arroz, legumbres y huevos, por ejemplo, son primordiales en el desarrollo de los niños y no puede jugarse con algo así.