La dieta macrobiótica

¿Has oído hablar alguna vez de las dietas macrobióticas?, pues esta es de origen japonés, la cual, como esta cultura siempre persigue, logra el equilibrio del cuerpo y la mente. Se busca estas cualidades a través de la alimentación. Su creador fue Georges Ohsawa, realizándola con la combinación del ying y el yang, los cuales tienen unos principios que evitan las enfermedades espirituales.

Se clasifican los alimentos en dos, unos pertenecen al yin y los otros al yan. Los primeros, son los fríos como frutas, verduras, lácteos… y los segundos los calientes, pescados, cereales, tubérculos… estos últimos se consumen menos.

La dieta, se compone del 50% de cereales integrales (de esta forma se retiran los alimentos refinados), el 15% de frutas y legumbres y el resto del porcentaje por verduras.

Algunos alimentos orientales son específicos y básicos en este tipo de alimentación, estos pueden ser el mijo, cous cous, soya, hongos, algas… pero actualmente se puede conseguir en muchos supermercados, pues hoy en día, toda se ha universalizado.

Si te has decidido a seguir esta dieta debes de saber:

-se deben evitar alimentos procesados y artificiales, teniendo como preferencia los orgánicos y naturales

-azúcar y sal, se han de consumir de manera natural, dejando a un lado las formas refinadas

-café y té también se han de dejar a un lado

-pescado y huevos, se pueden consumir de manera orgánica

-las carnes blancas, se pueden incluir de vez en cuando

-carnes rojas y lácteos están prohibidos

-dulces y miel se evitan, al igual que tubérculos y tomate

Escrito por | 21 de marzo de 2012 | 0 comentarios
Categorias: Dietas Orientales | Etiquetas: , ,

La dieta Zen

Hay tantas y tantas clases de dietas que a veces nos sentimos confusos cuando decidimos poner en práctica alguna de ellas. Muchas personas, se deciden por el tipo de alimentación oriental, el cual, resulta muy sano, ya que es una cultura que practica mucho el equilibrio en cuerpo y mente. Algunas prácticas conocidas son el yoga y el taichí, con numerosos beneficios relajantes que encuentran el bienestar con su práctica. Copiar a la sociedad oriental, nos aporta sabiduría y salud.

La alimentación de esta cultura es muy cuidada, dando como resultado, que Japón resulta ser uno de los países con menos enfermedades del mundo y con más larga esperanza de vida.

Una de las dietas que se realiza en este país, es la Zen, también llamada macrobiótica, la cual, trata de los estados del ánimo según los alimentos que se comen.

El nombre “Zen”, deriva de la meditación y la búsqueda de la felicidad, al igual que “macro” quiere decir grande y “bio” vida. Si seguimos este tipo de dieta, se nos asegura una larga vida sana y feliz.

El principal alimento de esta dieta, son los cereales (arroz, maíz, centeno, trigo…) tanto crudos como cocidos.

Se pueden consumir libremente legumbres, pues aportan gran nivel de energía y fibra.

Los azúcares refinados se evitan, debido a que ejercen daño en el organismo, por ejemplo, la enfermedad de la diabetes.

Al ser una dieta vegetariana, las carnes están limitadas, aunque no significa que se han de evitar drásticamente, pero intentar comerlas muy poco o nada.

En cuanto a bebidas, el té es lo más natural. Hay que olvidarse de gaseosas o café.

Las frutas y verduras no han de ser tratadas con elementos químicos, deben ser de la estación y ser cultivadas en tu región, pues las importadas causan daño al medio ambiente.

La dieta de los japoneses

Podemos contemplar que pocos son los japoneses que tienen obesidad. Japón es uno de los países que en sus índices de obesidad, tiene niveles muy bajos. Esto tiene una lógica y sencilla explicación: sus sanos hábitos de alimentación y vida.

Sus índices de obesidad, se encuentran sobre el 10%, mientras que en el resto de Occidente, se sitúan sobre el 50%. Increíble pero cierto.

Hemos de estudiar su cultura para ver los detalles que los distinguen del resto del mundo, por ejemplo, uno de ellos, su interés por los pequeños detalles, de ahí, que las vajillas que utilizan para comer son de pequeño tamaño, esto influye en sus raciones de alimento. Otra de sus aficiones, es el té, pues toman unas dos tazas al día de té verde, este es un quema grasas fabuloso y natural, un aporte muy beneficioso para la salud. Su consumo en cuanto a carne, es muy poco en cuanto a res, sin embargo, sí que lo hacen de cerdo, pescado y marisco, estos alimentos, son los indicados para las dietas, además de su alto consumo de verduras y algas. Su forma de cocinar, es al vapor, cosa que los alimentos se cocinan con su propia sustancia sin agregarle ninguna clase de grasa.

Los caldos vegetales son muy comunes en su cocina y siempre antes de cada comida, por lo cual, antes de comer, ya están saciados y con cantidad de nutrientes en su organismo. Los embutidos no entran en su dieta.

El desayuno es quizás la comida principal para ellos y el deporte forma parte de su vida cotidiana  (circulan en bicicleta).

Como consecuencia, entre todos estos detalles, podemos comprobar que su dieta y forma de vida es exactamente  la que nosotros utilizamos a la hora de perder peso.

Escrito por | 5 de enero de 2012 | 0 comentarios
Categorias: Dietas Orientales | Etiquetas: ,

Té verde en tu dieta

El té verde, es uno de los mejores aliados para nuestra dieta, este es procedente de Oriente y es el perfecto acompañante para quitarnos esos kilitos de más que tanto nos molestan.

Si has pensado seguir una dieta alimenticia para bajar de peso, lo primero de todo, es que no la hagas por tu cuenta, acude a un nutricionista para que te la haga de forma personal, esto es lo más conveniente. El té verde se puede complementar con la dieta, pero recuerda que sólo es un aliado.

Esta planta contiene taninos y polifenoles, los cuales, hacen que la absorción de nutrientes disminuya, entre ello, lípidos y azúcares. Como la estimulación se ejerce más rápida, las grasas se queman de forma excelente y se logra perder peso.

Se convierte así en magnífico quemador de grasas, además de ser antioxidante.

La teína, es otro de sus componentes, el cual, lo hace diurético, eliminando así los líquidos que te hacen sentirte pesada e hinchada.

Si has pensado añadir el té verde a tu dieta, te damos los siguientes consejos para obtener mejores resultados:

–                    bébelo solo, pues si lo mezclas con leche, limón… cualquier otro líquido que te agrade, este va disminuir sus propiedades

–                    cuando hagas la infusión, no dejes que el agua hierva. Solamente introduce la bolsita en el agua caliente y déjalo reposar. Cuando el té hierve pierde sus propiedades

–                    para beberlo, el mejor momento es después de las comidas. Si lo haces mientras comes, este interfiere en la absorción del hierro y no es nada beneficioso para el organismo

–                    si lo tomas antes de hacer ejercicio, te ayudará a perder más peso (17%). Esto ocurre si el ejercicio es de media hora como mínimo

Escrito por | 27 de diciembre de 2011 | 0 comentarios
Categorias: Dietas Medicinales y Dietas Orientales y Dietas para adelgazar | Etiquetas: , , , ,

Agar-agar, la gelatina vegetal 2

Consejos de uso

-Tenemos que tomarnos las cantidades que nos marquen las recetas como una guía, ya que tendremos que poner más o menos agar-agar en función de si nos gustan las jaleas y gelatinas más o menos espesas.

-Es aconsejable remojar en agua caliente a, porque así necesitará menos tiempo de cocción para deshacerse.

-Es mejor que la ponemos en un fuego bajo y sin tapar.

-Se puede guardar en la nevera unos 2 o 3 días, según la delicadeza de los ingredientes con los que la hemos preparado.

Flan de vainilla vegetariano

Ingredientes para 6-8 flanes (según el tamaño de las flaneras)

· 1 litro de leche vegetal (avena, soja, quinoa, arroz…)

· 2 vainas de vainilla

· Un trozo de piel de limón

· Zumo de medio limón

· 4 g de agar-agar en polvo

· 5 cucharadas de azúcar moreno (o fructosa)

· 1 cucharada de agua

– Ponemos a ablandar el agar-agar en un cazo con agua caliente. Cuando se haya ablandado un poco la ponemos al fuego, en la misma agua, durante cinco minutos, hasta que se haya deshecho del todo.

– Hervimos la letra t. Añadimos el agar-agar en la leche y las hervimos juntas durante cinco minutos.

– Distribuimos la mezcla para las flaneras (también lo podemos hacer en un molde grande) y lo ponemos en la nevera para que se enfríe.

– Una vez frío, se saca de los moldes y se sirve.

Versiones para todos los gustos

Siguiendo los mismos pasos, pero sin añadir la vainilla ni la piel de limón, podemos preparar flanes con sabor a chocolate, fresa…

Sólo hay que emplear leches vegetales de nuestro sabor preferido. El resultado es espectacular.

Escrito por | 27 de noviembre de 2011 | 0 comentarios
Categorias: Dietas Medicinales y Dietas Orientales y General | Etiquetas: , , , , ,

Agar-agar, la gelatina vegetal 1

Conocida en Japón como Kant (cielo frío), el alga agar-agar se preparó a partir de una especie de alga roja japonesa, la gelidium. En la cocina se utiliza para hacer gelatina y espesar todo tipo de preparaciones. Es digestiva, poco calórica y ayuda a regular el tránsito intestinal.

El agar-agar es un alga muy nutritiva, que aporta fuerza carbohidratos, aminoácidos, sodio y calcio y, en menor cantidad, también hierro, yodo y fósforo. Una de sus características es que sacia mucho, por lo que es muy recomendable cuando se hacen dietas de adelgazamiento, ya que, además, casi no aporta calorías.

Digestiva y reguladora

Entre sus propiedades saludables encontramos su digestibilidad, que facilita la eliminación de residuos tanto del estómago como los intestinos, lo que la hace muy útil a la hora de regular los problemas de estreñimiento.

La podemos encontrar en las tiendas de dietética en forma de barra, copos, tiras y también en polvo.

Es un producto completamente vegetal y nada calórico

En la cocina

La podemos usar para preparar gelatinas y también para hacer flanes, mousses, mermeladas, jaleas… en todos los casos podemos elegir ingredientes dulces o salados. Esto quiere decir que al igual que podemos preparar gelatinas de chocolate, también las podemos hacer de frutas, verduras, pescado, cereales…

La cantidad de alga que necesitaremos para preparar la gelatina dependerá la alcalinidad y la acidez de los productos con los que la combinamos.

Así, tendremos que mayor cantidad de agar-agar para preparar una gelatina dulce que salada.

Permite cualquier combinación para que su sabor sea neutro.

Cocina con wok

Para los que no estéis muy informados, el wok es una sartén estrecha por la base y ancha por arriba, utilizada habitualmente en la gastronomía oriental, pero que, cada vez gana más seguidores en Occidente. La clave está en el uso que se hace de esta sartén.

-Tenéis que empezar a cocinar cuando el wok ya esté muy caliente. Es entonces cuando hay que añadir el aceite.

-Es un tipo de cocina muy rápida, así que procurad tener a mano todos los ingredientes: las verduras lavadas y cortadas, la carne o el pollo troceados, las gambas peladas, etc. Córtalo todo en trozos pequeños.

-Echa primero a la sartén los productos que necesiten más tiempo de cocción. Remueve frecuentemente.

-Puedes añadir un toque de vino, salsas ligeras o ajo picado si quieres darle un toque diferente a los platos.

-Cuando acabes, limpia el wok todavía en el fuego con agua y un cepillo. Sécalo y pasa un papel de cocina empapado con unas gotas de aceite.

Vía Hola

Recetas fáciles y deliciosas

Vamos a dar algunas recetas sencillas y deliciosas para salir del paso, si tienes visitas o un antojo.

La primera: Derretido con atún:
Ingredientes:

.Dos latas de atún

.1/4 de taza de mayonesa

.1/4 taza de apio finamente picado

.Una cucharada y media de cebolla finamente picada

.Una pizca de sal

.Cuatro rodajas de pan negro

.8 rodajas de tomate

.8 fetas de queso

.Una pizca de páprika (si tienes)

Preparación: Precalienta el horno durante 20 minutos.  Luego coloca en un recipiente para mezclar el atún, la mayonesa, el apio, la cebolla, el perejil y el vinagre. Mezcla hasta unir los ingredientes. Sazona a gusto con la sal.
Por otro lado, coloca las rebanadas de pan negro una asadera o fuente para horno llévalos al horno hasta que estén ligeramente tostados. Cuando retires los panes del horno, úntalos con la mezcla preparada anteriormente. Encima de todo cubre con 1 feta o rebanada de queso, encima de esta coloca 1 tajada de tomate y otra rebanada de quedo encima de todo.  Lleva todo al horno precalentado y cocina no mas de 5 minutos o hasta que veas que el queso ya está derretido.
Simple y delicioso.

Aquí va otra: Chop Suey!


Ingredientes:
. Morrón o pimiento rojo
. 1 calabacín
. Brotes de soja
. 2 zanahorias chicas
. 2 puerros
. 1 pechuga de pollo (opcional: carne de vaca o de cerdo)
. 1 diente de ajo
. Azúcar y sal
. Salsa de soja
. Jengibre
Para esta receta lo mejor es si tienes un “Wok” sino utiliza un sartén profundo.
Preparación: corta el morrón en juliana al igual que las zanahorias. El puerro y el ajo córtalo en finas láminas. La carne elegida en lo posible coártala en cubos de un tamaño de 2 a 3 cm. aproximadamente.
Calienta el aceite y coloca la carne, luego agregas la zanahoria, el morrón, el puerro y el ajo.  Estos ingredientes deben saltearse hasta esté casi cocido, agregar los brotes de soja, y un poco de salsa de soja (a gusto), una cucharada de azúcar, un toque de jengibre rallado (muy poco) y condimentamos con sal a gusto. Acompáñalo con arroz blanco y salsa de soja. ¡Buen provecho!

Escrito por | 24 de junio de 2011 | 0 comentarios
Categorias: Dietas Famosas y Dietas Orientales y Dietas Tradicionales | Etiquetas: , , ,