El café durante el embarazo

Siempre hemos oído que hay alimentos o bebidas que es preferible evitar durante el embarazo, y otras cuyo consumo es necesario moderar. Entre estas últimas, se encuentra el café.

Según los médicos, no es recomendable tomar demasiada cafeína cuando estás embarazada o intentas quedarte en estado. 200 miligramos al día es lo máximo que deberías tomar, tal como indican algunos expertos, que sería el equivalente a una taza grande o dos tazas normales.

Entre los problemas derivados del consumo de cafeína en el embarazo, están el riesgo de aborto o los problemas de desarrollo en el feto porque la sangre puede no llegar correctamente a la placenta. También algunos estudios han relacionado el consumo de cafeína (en altas cantidades) con los partos prematuros o un ritmo cardíaco y respiratorio más elevado. Si tomas poco, no debería haber ningún problema, pero es conveniente que no te pases.

Las ventajas de reducir el consumo de café u otros alimentos con cafeína también te reportará beneficios a nivel personal, ya que te notarás menos ansiosa y nerviosa, dormirás mejor y reducirás la acidez estomacal.

Es especialmente desaconsejable si tienes náuseas u otros problemas digestivos.

Encontrarás más información en Babycenter

Puede que también te interese:

Alimentos que deberías evitar durante el embarazo

Combate el síndrome premenstrual

Todas conocemos ya el molesto síndrome premenstrual. Unas lo notan más y otras casi ni se enteran, pero lo cierto es que para las que sienten fuertes dolores, sería un alivio poder librarse de él. No tenemos recetas mágicas, pero sí algunos trucos que te pueden ayudar un poquito.

En primer lugar, tienes que evitar el alcohol, la cafeína y los azúcares. Otra cosa que deberías hacer es comer con frecuencia, aunque obviamente, no en grandes cantidades. Eso sí, has de evitar por todos los medios los dulces y también los salados, pues el sodio contribuye a la hinchazón que tanto odiamos y a que retengas más líquidos.

En cuanto a los alimentos beneficiosos, deberías consumir los que contienen calcio y vitamina B12. Para esto último, prueba con el hígado, la carne, los huevos y los riñones.  Por último, el magnesio te ayuda a evitar calambres y dolores. Lo contienen los cereales, la pasta y las patatas.

Fuente: Cosmopolitan nº2 de 2007

Impuestos antigrasa

Suena raro, ¿verdad? Pues esta curiosa iniciativa ya se está llevando a cabo en Dinamarca. Os explicamos…

La medida consiste en gravar con un impuesto especial los alimentos que contienen grasas perjudiciales para la salud. David Cameron, primer ministro de Reino Unido, no descarta adoptar este tipo de medidas y algunos expertos nutricionistas españoles proponen lo mismo en nuestro país.

También en Hungría, han adoptado una tasa para los alimentos y bebidas ricos en sal, azúcar, hidratos de carbono y cafeína. En Dinamarca, como os contábamos, habrá que pagar 33 céntimos más por un envase de mantequilla o margarina, o 9 céntimos por una bolsa de patatas fritas. Se sumarán 2,15 euros por cada kilo de grasa saturada, pero sólo se aplicará a productos en los que la cantidad de componentes negativos suponga más del 2,3% de la composición.

Aunque no hay acuerdo total sobre este tipo de iniciativas, sí es cierto que disminuirá el consumo de cierto tipo de productos y también las marcas procurarán elaborar alimentos más sanos.

Vía El Mundo