Los pescados y los mariscos

Desde los más prestigiosos santuarios de la ciencia mundial se recomienda la ingesta de pescado y marisco como un puntal de la salud. Ya no hay dudas, sus proteínas compiten en valor nutritivo con las de la carne, la grasa no es saturada, tiene menos colesterol y le dan menos trabajo en el estómago a la hora de hacer la digestión.

La última calidad saludable del mar son los ácidos grasos omega-3 de los peces, que se caracterizan por ser especialmente amigos de nuestro corazón y de todo el aparato cardiovascular, hasta el punto que las autoridades sanitarias de muchos países recomiendan comer pescado para hacer coger provisiones.

Para la vitamina D que tiene el pescado se asegura una buena calcificación de los huesos y, junto con los productos lácteos, son el alimento que aporta mayor cantidad de vitaminas A y D.

Pero lo que hay que destacar en los productos del mar es el aporte de yodo que nos regalan. Sin este nutriente, el organismo humano no se desarrolla ni física ni intelectualmente de manera correcta.

Además de ser ricos, en los nutrientes de los animalitos que viven del mar, mariscos, crustáceos y moluscos, encontramos una alta concentración de minerales y oligoelementos: calcio, fósforo, hierro, zinc, selenio, yodo…

Fresco, congelado o en aceite, se debe comer pescado a las menos cuatro veces por semana.

El pescado azul da más calorías, pero también más proteínas, vitaminas y minerales que el blanco aunque su grasa insaturada favorece mucho la circulación.

Casi todos los peces son igualmente ricos en vitamina del grupo B, vital para la formación de glóbulos rojos y del sistema nervioso y, si la cadena del frío no se rompe, el pescado congelado aporta al igual que el fresco todas las sustancias ya mencionadas.

Escrito por | 8 de mayo de 2012 | 0 comentarios
Categorias: Dietas semanales y Dietas Tradicionales y General | Etiquetas: , ,

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta