Los lípidos 1

Al igual que los glúcidos, las grasas se utilizan sobre todo para aportar energía al organismo, pero también son imprescindibles para otras funciones como la absorción de algunas vitaminas (las liposolubles), la síntesis de hormonas y como material aislante y de recubrimiento de órganos internos. También forman parte de las membranas celulares y de las vainas que envuelven los nervios.

Están presentes en los aceites vegetales (oliva, maíz, girasol, cacahuete…) ricos en ácidos grasos insaturados, y en las grasas animales (tocino, mantequilla, manteca de cerdo…) ricos en ácidos grasos saturados. Las grasas de los pescados contienen mayoritariamente ácidos grasos insaturados.

Aunque dentro del grupo de los lípidos podemos encontrar productos con composiciones muy diferentes, la mayor parte de las grasas que consumimos proceden del grupo de los triglicéridos. Los triglicéridos están formados por una molécula de glicerina, a la que están unidos tres ácidos grasos de cadena más o menos larga. En los alimentos que normalmente consumimos siempre encontramos una combinación de ácidos grasos saturados e insaturados. Los ácidos grasos saturados son más difíciles de utilizar por el organismo, ya que sus posibilidades de combinarse con otras moléculas están limitadas por estar todos sus posibles enlaces ya utilizados o saturados. Esta dificultad para combinarse con otros compuestos hace que sea difícil romper sus moléculas en otras más pequeñas que atraviesen las paredes de los capilares sanguíneos y las membranas celulares. Por ello, en algunas condiciones pueden acumularse y formar placas en el interior de las arterias (arteriosclerosis).

Escrito por | 17 de mayo de 2012 | 0 comentarios
Categorias: General | Etiquetas: , ,

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta