Los glúcidos

Los glúcidos o hidratos de carbono son componentes formados por carbono, hidrógeno y oxígeno. Los dos últimos elementos se encuentran en los glúcidos en la misma proporción que en el agua, de ahí su nombre de hidratos de carbono, aunque su composición y sus propiedades no correspondan en absoluto con esta definición.

La principal función de los glúcidos es aportar energía al organismo. De todos los nutrientes que puedan ser utilizados para obtener energía, los glúcidos son los que producen una combustión más limpia en nuestras células y los que dejan menos residuos en el organismo. De hecho, el cerebro y el sistema nervioso solamente utilizan glucosa para obtener energía. De esta manera, se impide la presencia de residuos tóxicos (como el amoníaco, que es resultado de quemar proteínas) y el contacto de éstos con las delicadas células del tejido nervioso.

Una parte muy pequeña de los hidratos de carbono que ingerimos se emplea en la construcción de moléculas más complejas, junto con las grasas y las proteínas, que entonces se incorporarán a nuestros órganos. También utilizamos una porción de estos carbohidratos para conseguir quemar de forma más limpia las proteínas y grasas que se utilizan como fuente de energía.

Escrito por | 16 de mayo de 2012 | 0 comentarios
Categorias: Dietas con proteinas y General | Etiquetas: , , ,

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta