Las necesidades alimentarias 1

La atenta observación del ser vivo, por muy insignificante que sea, nos lleva a la conclusión de que el tiempo no pasa en vano para él. En su reloj biológico se suceden momentos de otoño y primavera, de anemia y plenitud, de estar peor y mejor, que se dan inexorablemente así porque la ley de la vida es ir cambiando. Y, al igual que la planta más frágil, el organismo humano también necesita agua y fertilizante, gasolina en forma de alimento, tanto para afrontar el momento presente como para disfrutar la vida que está por llegar.

Porque el simple ya la vez magnífico hecho de vivir, respirar, caminar, sentir y trabajar produce un desgaste natural que es necesario reparar al instante justo allí donde se produce la avería, en la esquina íntima de millones y millones de células que son el soporte de nuestra vida espiritual y biológica. El milagro de esta cotidiana restauración, e incluso en ocasiones de la curación, cuando la salud se rompe, lo hace la nutrición, nuestra alimentación sana.

Pero un corte de queso, rico en muchas sustancias saludables, no puede alimentar directamente las células, es necesario que antes actúe la digestión, para transformar el queso o cualquier otro alimento en combustible adecuado para la maquinaria y el funcionamiento de nuestro cuerpo. A partir de aquí las sustancias del queso (su valor nutritivo), convertidas en nutrientes, ya están preparadas para actuar en el mantenimiento y la reparación celular.

Escrito por | 4 de mayo de 2012 | 0 comentarios
Categorias: Dietas semanales y General | Etiquetas: , , ,

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta