Las dietas rápidas

Cuando se acerca el verano o incluso algún acontecimiento especial, pensamos en quitarnos esos kilitos de más que nos molestan para lucir el bikini o aquel vestido tan bonito que vamos a llevar. Es entonces cuando nos ponemos a dieta para conseguirlo y para ello, están las dietas rápidas, dietas extremas en bajas calorías, como pudieran ser la de los 13 días, la de la manzana o la líquida, aunque se deben hacer con un buen control nutricional.

Las dietas rápidas, reciben este nombre por no necesitar ningún esfuerzo físico para realizarlas y sus resultados son evidentes, de ahí que tengan tanta fama. Sin embargo, los nutricionistas, no están para nada de acuerdo con estos métodos, pues pueden afectar directamente a la salud, ya que se suspenden en ellas, grupos de alimentos que debemos de comer día a día y obliga a nuestro cuerpo a  quemar la reserva de grasa que este tiene. En estas dietas, se eliminan los carbohidratos, los cuales, tienen proteínas y grasas, de ahí que los nutricionistas, no las aconsejan, pues se vuelve una alimentación desequilibrada, faltando muchos nutrientes importantes.

Otro elemento peligroso, es que cuando ya se han perdido esos kilos sobrantes, en unos días, se vuelve a la vida normal que antes se llevaba, es decir, que no se intenta seguir esa misma alimentación, por lo que el organismo se desequilibra e incluso coge más peso que se tenía anteriormente. Este es el temido “efecto rebote”.

Con esta clase de dietas rápidas, también se arriesgan a padecer enfermedades como gastritis, reflujo, colitis, estreñimiento… todo relacionado con el estómago.

Escrito por | 27 de septiembre de 2011 | 0 comentarios
Categorias: Dietas para adelgazar y General | Etiquetas: , ,

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta