La dieta Zen

Hay tantas y tantas clases de dietas que a veces nos sentimos confusos cuando decidimos poner en práctica alguna de ellas. Muchas personas, se deciden por el tipo de alimentación oriental, el cual, resulta muy sano, ya que es una cultura que practica mucho el equilibrio en cuerpo y mente. Algunas prácticas conocidas son el yoga y el taichí, con numerosos beneficios relajantes que encuentran el bienestar con su práctica. Copiar a la sociedad oriental, nos aporta sabiduría y salud.

La alimentación de esta cultura es muy cuidada, dando como resultado, que Japón resulta ser uno de los países con menos enfermedades del mundo y con más larga esperanza de vida.

Una de las dietas que se realiza en este país, es la Zen, también llamada macrobiótica, la cual, trata de los estados del ánimo según los alimentos que se comen.

El nombre “Zen”, deriva de la meditación y la búsqueda de la felicidad, al igual que “macro” quiere decir grande y “bio” vida. Si seguimos este tipo de dieta, se nos asegura una larga vida sana y feliz.

El principal alimento de esta dieta, son los cereales (arroz, maíz, centeno, trigo…) tanto crudos como cocidos.

Se pueden consumir libremente legumbres, pues aportan gran nivel de energía y fibra.

Los azúcares refinados se evitan, debido a que ejercen daño en el organismo, por ejemplo, la enfermedad de la diabetes.

Al ser una dieta vegetariana, las carnes están limitadas, aunque no significa que se han de evitar drásticamente, pero intentar comerlas muy poco o nada.

En cuanto a bebidas, el té es lo más natural. Hay que olvidarse de gaseosas o café.

Las frutas y verduras no han de ser tratadas con elementos químicos, deben ser de la estación y ser cultivadas en tu región, pues las importadas causan daño al medio ambiente.

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta