La dieta anticelulítica

Que la belleza está en el interior de las personas es una frase que se suele escuchar muchas veces, y yo creo que es muy cierto. Pero que a todos nos gusta vernos bien también es verdad, y más cierto aun es que a todos nos gusta que nos vean bien, a los ojos de los demás, nos gusta gustar.

Con el verano llega el calor, llega la playa, los trajes de baño, los biquinis, y es inevitable mostrar nuestro cuerpo.

Este es un tema que por lo general, no todas, a las mujeres las obsesiona. Llega el mes de Mayo y las integrantes femeninas de mi familia, que son muchas, se acuerdan de empezar con las dietas, y entonces se mantienen en huelga de hambre durante tres meses. ¿Porque nunca se acuerdan de empezar antes la dieta? Si comienzas en febrero, ¡no tendrás que hacer una dieta milagrosa que te mate de hambre! Y digo que este es un tema femenino, por experiencia en casa, nunca vi a mi padre preocupado por mostrar la panza en el verano, y se harta a comer durante todo el año.

Tenemos dietas de todo tipo y color, de más duración temporal y de menos también, con más promesas y menos.

La más llamativa, sobre todo por su nombre, es la dieta contra la celulitis.

Se trata de beberse en ayunas un vaso de zumo de pomelo, como desayuno un té, yogur, y una cucharada de germen de trigo. Al almuerzo un zumo de zanahorias con apio, y una ensaladita de verduras.

Para merendar otro zumito de pomelo o toronja, y para la cena un filete de pescado a la plancha. Antes de irnos para cama, otro zumito de pomelo. Importante y fundamental beberse dos litros de agua en el correr del día, pero fuera de la comida.

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta