El VIH y la dieta

Todos somos conscientes de lo importante que es una buena nutrición para mantenernos sanos y en forma. Pero existen personas para las que estos cuidados se hacen más relevantes.

Quien está infectado por el VIH está más obligado a cuidarse y mantenerse saludable dentro de su enfermedad.

Por lo general, no tenemos en cuenta la nutrición es todos sus ámbitos cuando se habla de un enfermo por el VIH, sino que más bien lo que importa en primera instancia es el tratamiento médico, olvidando así algo tan importante como los alimentos. Sin embargo, en las muchas etapas de la infección se incrementa el riesgo de sufrir malnutrición.

No existe relación positiva entre una buena nutrición  y la curación del sida, pero puede colaborar con el organismo y resistir lo máximo a los efectos nocivos, retrasando su proceso de desarrollo. Pero con algunas recomendaciones se puede mejorar el estado nutricional y acelerar la recuperación de infecciones y aumentar la tolerancia a los medicamentos.

¿Qué es el VIH?

VIH (Virus de Inmunodeficiencia Humana) es el virus que causa el SIDA (Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida). El contagio es relativamente sencillo ya que se transmite por vía sexual o contacto de sangre. Si una persona está infectada con el VIH no significa que tenga SIDA, sin embargo, tarde o temprano lo desarrollará.

Para las personas infectadas por el VIH, la alimentación es fundamental para tener un peso apropiado y para favorecer ciertos procesos como evitar la desnutrición, ayudar al sistema inmunitario o reparar células y tejidos.

Para cumplir con este papel de la dieta alimenticia en los enfermos por el VIH se deben consumir muchas proteínas y carbohidratos, pero disminuir las grasas todo lo posible.

No consumir alimentos que no estén bien lavados, para evitar infecciones estomacales, lavándose además bien las manos, evitar consumir huevos crudos o mal cocinados, alimentos guardados o productos caducados.

De momento no existe cura para el sida, pero hemos de contribuir en lo que podamos para controlar sus efectos y aumentar la calidad de vida en la medida de lo posible.

Escrito por | 22 de septiembre de 2011 | 0 comentarios
Categorias: Dietas Medicinales y General | Etiquetas: , , , ,

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta