El engaño de las dietas 3

Con todo esto vemos claramente que hay gente que se gana la vida engañando a los demás y que si realmente nos paramos a pensar en este tipo de programas es imposible que puedan cumplir todo lo que dicen, porque se han de cumplir una serie de condiciones que van mucho más allá.

Cuando se hace dieta no es aconsejable reducir las calorías ingeridas de una forma muy radical, lo que hay que conseguir es coger unos hábitos alimentarios que sean los adecuados.

A la hora de elaborar una dieta para un paciente, los dietistas deben tener en cuenta muchas cuestiones, es por ello que no podemos caer en cualquier tipo de trampas similares a las citadas anteriormente, porque seguramente sería perjudicial para nuestra salud. Antes de establecerse le una determinada dieta a una persona, ésta es sometida a una serie de preguntas que permiten al doctor de darle la dieta correspondiente. Normalmente se le suele coger antes que nada el peso, la altura y todas las medidas del cuerpo, y seguidamente se le plantean preguntas donde se muestren sus hábitos alimenticios actuales, su raza, la religión, la economía, su filosofía , las ganas que tiene de hacer dieta, los motivos por los que quiere hacer dieta, por qué come … Algunas de estas cuestiones nos pueden parecer un poco extrañas pero si nos paramos a pensar, no todas las personas tienen la misma economía para consumir el mismo tipo de alimentos, ni tampoco la misma religión, que a veces no permite determinados alimentos …, y por lo tanto, hay que tener en cuenta una cantidad bastante grande de aspectos a la hora de dar a una persona la mejor dieta para ella. Así pues, podemos decir que todos estos programas y productos milagrosos son irracionales y que siendo racionales, nunca nos dejaremos tomar el pelo de tal manera.

Escrito por | 29 de mayo de 2012 | 0 comentarios
Categorias: General | Etiquetas: , ,

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta