Dormir reduce los problemas de obesidad

Tal como reza el titular, dormir es un buen remedio y extremadamente sencillo para no engordar. Según los últimos estudios, una media de diez horas diarias reduce y mucho la obesidad infantil, aunque esta teoría también sirve para los adultos.

Los expertos del Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBERobn) indican que las clásicas ocho horas de sueño que se recomiendan no son “suficientes para un sueño reparador” cuando hablamos de niños. Una elevada proporción de los que presentan obesidad sufren trastornos de sueño, algo en lo que estos investigadores encuentran una clara relación.

Se recomienda, por tanto, que los más peques de la casa duerman unas diez horas, mientras que en el caso de los adultos, la cifra debería ser de entre seis y ocho horas.

Además, para ayudaros es conveniente no tener tele en la habitación, no leer en la cama y no ver nada en la hora previa al sueño que pueda estimular nuestra actividad cerebral.


La explicación química es que la falta de descanso aumenta la producción de una hormona llamada ghrelina, que aumenta las ganas de comer, y disminuye la de leptina, que acaba con el hambre. En conclusión, los que duermen menos tienden a alimentarse en exceso.

Así que ya sabéis, lo primero para mantener una dieta equilibrada es descansar adecuadamente. Un truco sencillo, pero muy útil.

Vía El Mundo

Escrito por | 21 de febrero de 2011 | 0 comentarios
Categorias: General | Etiquetas: , , , , , , ,

Related Posts

No related posts.

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta