Dieta veraniega

Lo principal en el verano es ingerir alimentos frescos y ligeros para una buena digestión en esta época. Las hortalizas son recomendables comerlas crudas y frescas como las ensaladas y frutas de la época veraniega, entre estas tenemos: pepino, apio, puerro, berenjenas, remolacha, calabacines, nabos, pimiento, zanahoria, lechuga, tomate, acelgas, rábanos. Estos alimentos ayudan al cuidado de la piel, incluso a un buen bronceado.

Los cereales son un buen alimento para el verano como el maíz que modera la glándula tiroides, se puede consumir como copos, en harina o sémola. El mijo es rico en fosforo, hierro y vitamina A, ayuda a la fatiga y la depresion; la cebada es propicia para el verano porque su agua tiene propiedades calmantes.

La bebida es muy importante en el verano, se debe beber por lo menos dos litros y medio diariamente de agua, se puede ingerir esta agua al alimentarse con hortalizas, frutas, verduras que además llevan vitaminas y minerales.

Una alimentación diaria puede ser en el desayuno un zumo de frutas natural, yogures naturales, pan integral, y por ultimo alguna fruta del tiempo.

En la comida se puede comer cereales integrales, ensaladas de verduras como berros, acelgas, lechuga, espinacas, escarola, endibias, etc.

Para la cena es recomendable comer pescado fresco, pollo, y pavo a la plancha, guisantes frescos, ensaladas verdes, y de postre frutas del tiempo o yogurt.

Estas comidas son muy ligeras para el verano que vienen de maravilla, pero también se pueden compaginar con otras comidas como con las carnes rojas esporádicamente.

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta