Dejar de fumar engorda, pero compensa

Tal como refiere una de las últimas investigaciones publicadas en el “British Medical Journal”, dejar de fumar puede hacernos aumentar unos 5,4 kilos de media en los 12 meses siguientes.

El estudio se realizó analizando los resultados de 62 investigaciones previas, que incluían tanto a personas que habían estado en tratamiento como personas que lo habían dejado libremente sin ninguna ayuda. En ambos casos, se superaban claramente los 2,9 kilos que se suele advertir que vamos a engordar al dejarlo y los 2,3 que las mujeres estarían dispuestas a admitir.

Evidentemente, hay personas en las que los efectos son diferentes, y adelgazan al dejar de fumar. Esto suele ocurrir en un 16% de los casos. Por supuesto, también se da el caso contrario, el de un 13% de personas que engordan más de 10 kilos en el año posterior a dejarlo.

Todavía se están investigando técnicas para controlar este aumento de peso y para determinar qué tipo de personas sufren más riesgo de engordar cuando deciden dejar de fumar. Sin embargo, pese a los problemas que puede suponer el dejarlo, siempre es muchísimo más recomendable que continuar con el hábito. Ante todo, tenemos que pensar en la salud. Adelgazar unos kilos puede ser sencillo para algunos y un auténtico suplicio para otros, pero combatir los efectos nocivos del tabaco en nuestro cuerpo es imposible.

Escrito por | 12 de julio de 2012 | 0 comentarios
Categorias: General | Etiquetas: , ,

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta