Dietas disociadas

Por tu salud, escoge una dieta hipocalórica equilibrada

Una dieta hipocalórica equilibrada es la mejor opción si estás buscando perder peso. Esta es la conclusión a la que ha llegado el Grupo de Revisión, Estudio y Posicionamiento de la Asociación Española de Dietistas(GREP-AEDN) analizando los distintos tipos de dieta a los que puedes someterte.

Además, han querido destacar los efectos nocivos de ciertas dietas. Consideran, por ejemplo,que las dietas-milagro y las disociadas tienen multitud de efectos negativos porque no incluyen todo tipo de nutrientes, y además conllevan muchas veces un efecto rebote.

Tal y como han explicado, hay muchas dietas desequilibradas en las que faltan alimentos necesarios, lo que puede provocar muchos problemas de salud a medio y a largo plazo.

Por eso, como ya os hemos dicho en otras ocasiones, lo más recomendable es que antes de iniciar cualquier tipo de régimen, acudáis a un médico especialista que determine si es lo más adecuado para vuestro organismo, o bien, para que él mismo os elabore un plan de alimentación sano y equilibrado que os permita perder peso de forma lógica y gradual.

La dieta disociada

Al contrario que las dietas rápidas para perder 4 ó 5 kilos en un par de semanas, la dieta disociada supone un plan de alimentación más lento, adquiriendo unos hábitos alimenticios que nos permitirán bajar de peso y mantenernos más fácilmente en el adecuado.

Las dietas disociadas se basan en la premisa de no mezclar determinado tipo de alimentos. Estos se pueden dividir de la siguiente forma:

A: Cereales integrales, arroz, harina de maíz, pan, patatas, miel, azúcar, dulces, mermelada, frutas en almíbar, higos, nueces y frutos secas.

B: Aceite de oliva, mantequilla, crema, queso, aceitunas, lechuga, zanahoria, cebolla, coliflor, espinaca, arvejas, pepinos, repollo, tomates sin freir y ajo.

C: Cualquier tipo de carne, pescado, leche, huevos (sin freir), frutas cítricas como la naranja y la mandarina, sandía, melón, arándanos y tomate hervido.

Pueden mezclarse A y B, A y C o B y C, pero no los tres grupos. Lo ideal es que, si estáis empezando con este tipo de dieta, sea un médico el que os prepare los menus hasta que acostumbréis a diferenciar los alimentos por tipos.

Vía Dietas Quemagrasas

Dieta asociada

¿Preparadas para la operación bikini? El verano se está acercando y cada vez tenemos más ganas de ir a la playa, pero nuestro cuerpo todavía no están preparados para la operación salida a la playa, así que aquí os planteamos un dieta disociada basada en no tomar juntos en la misma comida hidratos de carbono como el arroz, maíz, pasta, patatas, pan, boniatos, tapioca o cualquier cereal, y la proteína, como la carne, el pescado, los huevos, el queso, la leche, el yogur, gluten, tofu, soja, la levadura de cerveza, alga, frutos secos, lentejas, los garbanzos o cualquier legumbre… dieta muy dietética y extendida en todo el mundo.

Es fácil de seguir y de ser consciente de que se está haciendo este tipo de dieta, de que lo importante es mantener en control, el no mezclar determinados alimentos, teniendo controlado eso, todo será más fácil, puesto que tampoco hay que hacer restricciones de calorías, puesto que esta dieta te permite comer de todo.

Consejos a tener en cuenta:

-          No saltarse jamás ninguna de las comidas, puedes padecer déficit nutricional y eso hay que evitarlo.

-          Los hidratos de carbono mejor para medio día, te sacian, dando sensación de hambre.

-          Puede resultar perjudicial si se plantea seguir para largo tiempo.

-          Permite hacer tomas de 5 a 6 veces al día.

El objetivo es perder peso poco a poco, ten paciencia porque lo conseguirás, aunque no está de más que consultes con un especialista para que te guie en la materia.

Escrito por | 29 de mayo de 2011 | 0 comentarios
Categorias: Dietas disociadas y General | Etiquetas: ,

Dieta Dukan

La dieta Dukan es un régimen de tipo disociativo que permite perder mucho en muy poco, pero ha de ser controlada. Es importante que constatéis, con análisis, que estéis totalmente sanos y no tengáis ninguna carencia.
La dieta se basa en el consumo de proteínas, reduciendo el de hidratos de carbono.

Se divide en tres fases principalmente:

1.Es la más dura, porque sólo se te permite consumir proteínas bajas en calorías. También hay que tomar mucha agua, y se permiten tés, cafés y refrescos sin azúcar. Los alimentos recomendados son pollo, ternera sin grasa, pavo, pescado, yogures sin grasa, queso fresco bajo en calorías, cebollas, especias… Además, debes consumir cucharada y media de salvado de avena cada día y caminar 20 minutos. La fase dura 5 días y puedes perder unos 5 kilos.

2. Dura unas 24 semanas y se alternan días de proteínas (unos 5) y días de proteínas y verduras (unos 4). Aquí ya se incluyen los productos vegetales, como espárragos, lechuga, espinacas, judías verdes, repollo, champiñones, apio, tomates, etc. Se toman dos cucharadas de avena al día y se camina media hora.

3.Una vez obtenido el peso que queremos, para mantenerlo, debemos consumir más proteínas que verduras. Añadimos también una fruta al día, de tipo acuoso, como la sandía. También podemos tomar ya dos rebanadas de pan integral, mantequilla baja en grasa, una ración de pasta o arroz a la semana y una comida semanal de lo que quieras, sin límite. ¡Ojo! No dejes de caminar.

4. Es como la anterior, pero sin el día “libre”. Ahora, hay un día entero dedicado a las proteínas.

Se pierde desde el principio, pero hay que tener cuidado con las carencias y tomar suplementos alimenticios.

Vía Marie Claire