Alimentarse y nutrirse no son sinónimos

Los alimentos son la principal fuente de nutrientes. Estos últimos, a su vez, son imprescindibles para el buen funcionamiento de nuestro organismo, pues de los nutrientes dependen las reacciones metabólicas de nuestro cuerpo.

Sin embargo, una ingesta inapropiada de alimentos, pueden no contribuir a la incorporación y/o recuperación de nutrientes básicos.

Para que el cuerpo halle su equilibrio nutricional, las dietas diarias deben contener una serie de alimentos que aseguren la provisión de glúcidos,  lípidos , prótidosvitaminasminerales y oligoelementos.

Para ello, se debe asegurar al menos dos porciones de frutas y verduras diarias, una a dos de fibras (las mismas pueden ingerirse en los panes especialmente formulados), lácteos y líquidos. Además, durante la semana se deben ingerir carnes rojas, blancas e hidratos de carbono.

Como siempre se recomienda, las mejores sugerencias  en cuanto a cantidades específicas de alimentos, las va a dar el profesional nutricionista. Cada organismo constituye un caso único, individual, con características y necesidades propias. Por ello, las generalizaciones son simplemente una guía, en cuanto a salud nutricional.

Lo que es cierto y puede decirse de manera generalizada, es  que la ingesta desproporcionada de frituras, golosinas y comidas rápidas, pueden  constituir una alimento, pero con muy poca concentración de nutrientes. Dicho en otras palabras, pueden calmar el hambre, peor el aporte nutricional al organismo, será escaso.

Por el contario, el privilegio de aquellos alimentos naturales, con el mínimo sometimiento a procesos químicos, proveerán al metabolismo de las reservas nutricionales requeridas.

Fuente: estudiantes

Escrito por | 30 de marzo de 2011 | 0 comentarios
Categorias: Dietas con proteinas y General | Etiquetas: , ,

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta