Agar-agar, la gelatina vegetal 1

Conocida en Japón como Kant (cielo frío), el alga agar-agar se preparó a partir de una especie de alga roja japonesa, la gelidium. En la cocina se utiliza para hacer gelatina y espesar todo tipo de preparaciones. Es digestiva, poco calórica y ayuda a regular el tránsito intestinal.

El agar-agar es un alga muy nutritiva, que aporta fuerza carbohidratos, aminoácidos, sodio y calcio y, en menor cantidad, también hierro, yodo y fósforo. Una de sus características es que sacia mucho, por lo que es muy recomendable cuando se hacen dietas de adelgazamiento, ya que, además, casi no aporta calorías.

Digestiva y reguladora

Entre sus propiedades saludables encontramos su digestibilidad, que facilita la eliminación de residuos tanto del estómago como los intestinos, lo que la hace muy útil a la hora de regular los problemas de estreñimiento.

La podemos encontrar en las tiendas de dietética en forma de barra, copos, tiras y también en polvo.

Es un producto completamente vegetal y nada calórico

En la cocina

La podemos usar para preparar gelatinas y también para hacer flanes, mousses, mermeladas, jaleas… en todos los casos podemos elegir ingredientes dulces o salados. Esto quiere decir que al igual que podemos preparar gelatinas de chocolate, también las podemos hacer de frutas, verduras, pescado, cereales…

La cantidad de alga que necesitaremos para preparar la gelatina dependerá la alcalinidad y la acidez de los productos con los que la combinamos.

Así, tendremos que mayor cantidad de agar-agar para preparar una gelatina dulce que salada.

Permite cualquier combinación para que su sabor sea neutro.

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta