Aditivos alimentarios

Desde hace un tiempo y por diferentes motivos, todo lo que se refiere a aditivos alimentarios se han convertido en un tema bastante polémico.

A nivel del consumidor, a pesar de que actualmente goza de mejor información que años atrás, exige más cuando se trata de los alimentos que consume, y por tanto es lógico que sea muy sensible al problema de los productos extraños que en forma de aditivos alimentarios se incorporan a su nutrición. Por otra parte, no todos ellos conllevan el criterio clarificador que sería conveniente y crean una atmósfera de desconfianza, lo que hace que sólo oír la palabra “aditivo alimentario” ya aparece el espectro de industriales fraudulentos y de administración ineficaz. Sin embargo, la evolución de las costumbres alimentarias hace incrementar el uso de productos elaborados como mínimo agentes conservadores, sin mencionar aromas, colorantes, estabilizantes…, que consciente o inconscientemente son exigidos por los mismos consumidores.

A nivel del industrial, constituye una preocupación constante la reglamentación del uso de los aditivos alimentarios. Necesita saber qué, con qué cantidad y de qué forma puede emplearlos y hay que estar al día de las modificaciones que constantemente se van produciendo.

A nivel de toxicólogos e higienistas, desde hace tiempo están dedicados intensivamente al estudio de la evaluación de los riesgos que puede desencadenar la incorporación intencionada de productos químicos en los alimentos. Su misión es la de informar de manera científica y ponderada a los organismos competentes, que cada vez requieren más y más datos para salvaguardar la salud pública,

En cuanto a la administración, le hace falta buscar información autorizada, cuidadosa y desinteresada para lograr una reglamentación válida que lleve a cabo los dos grandes principios fundamentales del Derecho Alimentario: la protección de la salud pública y la prevención de los fraudes.

Escrito por | 23 de mayo de 2012 | 0 comentarios
Categorias: General | Etiquetas: ,

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta